Parece que fue ayer cuando empezaba el año y ya nos encontramos con un nuevo mes estrenado, Febrero. Siguiendo con el compromiso de mi primer post del año voy a lanzar un nuevo reto para mí y para mi equipo y animo a seguirlo a todos los profesionales de la radiología que estén interesados en hacer un cambio visible hacia una radiología más humanizada.

Ayer se celebró el Día Internacional de la lucha contra el cáncer. El 4 de febrero ha tomado mucha fuerza y cada vez son más los mensajes que transmiten información a la población para la prevención de este grupo de enfermedades. La verdad es que superadas las infecciones en su gran mayoría el cáncer es una temida enfermedad.

Mi reto para Febrero: #YoInformo

Para este mes de febrero he pensado hacer hincapié en cómo informamos a nuestros pacientes, siendo el colectivo de pacientes de cáncer o que piensan que tienen cáncer uno de los que más agradece estar informado. En un servicio de radiología los pacientes oncológicos son un porcentaje importantes de pacientes. La mayoría de ellos acuden con cierta recurrencia y puedes acabar reconociendo su nombre en la agenda del día, su cara en la sala de espera o quizás sus historias personales.

Por otro lado el objetivo de mejorar la información que ofrecemos a los pacientes de radiología conlleva un beneficio a todos los pacientes, sean o no del colectivo oncológico.

Seguro que todos nosotros pensamos que informamos bien a nuestros pacientes pero siempre es posible mejorar. Al estar excesivamente familiarizados con el entorno obviamos informar sobre ciertos aspectos que para el paciente son importantes.

Cuándo, cómo y qué informar

Como siempre digo, un servicio de radiología es un servicio completo donde interactúan con los pacientes administrativos, auxiliares, celadores, técnicos de radiodiagnóstico (TSDI), enfermería o médicos especialistas en diagnóstico por imagen. Todos estos profesionales interactúan en un momento u otro con el paciente y es ahí donde lanzo mi reto.

Citaciones

El circuito que recorre un paciente está bien claro y se inicia siempre por el servicio de citaciones. Muchas veces el modo en que se comunica con el paciente es mediante mensajes cerrados por carta pero otras veces es mediante la interacción verbal directa de modo telefónico o en persona con el personal administrativo del servicio. En ambos casos los mensajes deben ser breves pero eso no exime que sea un mensaje cuidadosamente pensado para responder las dudas del paciente y que el tono en que nos relacionamos con los pacientes huya de ser un mensaje excesivamente mecanizado y frío.

0B4F766D-A907-4D30-B040-D415C63B81B0

La ventaja de ser mensajes muy repetidos por el servicio de citación es que permite escoger un argumentario que tengamos preparado para no dejar información sin transmitir y ensayar un buen tono que transmita humanidad y complicidad.

Recepción o admisión al servicio

Una vez llega el día de la prueba el primer contacto a la llegada al servicio de radiodiagnóstico siempre es el personal administrativo de admisiones o recepción. Los pacientes llegan cargados de miedo y en ocasiones en ayunas lo que influye altamente en su estado de ánimo. A veces incluso transmiten un cierto mal rollo sin ser conscientes de ello. Evidentemente recoger los datos del paciente no es la única comunicación que espera de nosotros el paciente. En este punto duración de la prueba y tiempo de espera estimado son grandes incógnitas, conocidas por los profesionales de recepción, pero permanecen ocultas muchas veces al paciente. Resolver esas incógnitas con información en el momento de llegada y trasmitir los cambios en las demoras que se produzcan durante los tiempos de espera es lo que todos los pacientes agradecen más.

97C4B2D1-013A-459C-A45C-B67B93379CC9

En la sala de exploraciones

Una vez en la sala de exploraciones el técnico especialista en radiodiagnóstico (TSDI) es la persona que interactúa con el paciente, muchas veces el paciente no tendrá acceso a ver al radiólogo que informe ese estudio por tanto este profesional será el pilar de la relación con el paciente en este servicio sanitario. Durante la exploración puede que actúe  también personal de enfermería.

post8

Informar al paciente de todo lo que va a ocurrir en esa sala antes de iniciar el estudio proporciona tranquilidad a los pacientes y permite un contacto personalizado. No todos los pacientes son iguales, por su edad o condiciones físicas pueden tener necesidades distintas pero también su personalidad puede dar lugar a necesidades de información diferentes. Cuando más trabajada sea esta información más fluido puede ser el servicio y mayor colaboración del paciente podemos encontrar.

El diagnóstico

Y llega el turno del médico especialista en diagnóstico por imagen o radiodiagnóstico. A pesar de ser una especialidad con menor contacto con el paciente auguro que en el futuro el trato con el paciente va a ser cada vez más relevante en esta especialidad.

No hay duda que los especialistas en ecografía o en intervencionismo ya tienen en la actualidad una relación con el paciente de una cierta intensidad. Este contacto con el paciente no debemos desaprovecharlo para dar la información que pueda tranquilizarlos. Los pacientes vienen al servicio en busca de un diagnóstico y no debemos posponer la ansiedad que genera esa búsqueda. Al final es una información que les pertenece y que retenerlo un solo día supone para ellos un día más de incertidumbre y sufrimiento.

empatía

En concreto el paciente oncológico es el paciente que espera con una mayor ansiedad esa repuesta. Como os contaba en otra ocasión la escritora Inma Monso describía una visita a un servicio de diagnóstico como un lugar donde se emiten sentencias. Es una visión dura de nuestro trabajo pero que no demos olvidar. No se trata de un punto más en la cadena del servicio sanitario es el punto donde cambia el curso de la vida de una persona. Esa información que puede que nunca puedan olvidar, una curación, una buena respuesta al tratamiento o quizás un diagnóstico como un cáncer o la confirmación de que la enfermedad no se va a poder controlar. Todo ocurre en el servicio de diagnóstico por imagen.

Es verdad que los circuitos no están diseñados para que el radiólogo transmita el diagnóstico a sus pacientes pero quizás es hora de un cambio imaginativo. No deberíamos permitir que según que información llegara al paciente mediante un informe cerrado en un sobre o un enlace a sus resultados.

Te animo a hacer un pequeño ejercicio, intenta llevar cualquier conversación de las que tenemos en el servicio de radiología a una persona querida: tu pareja, tu madre, tu hijo etc… Seguro que las palabras que utilizamos cambiarían y la información se multiplicaría. El truco: tu capacidad de empatizar es diferente.

Ahora traslada esa otra forma de comunicación con los pacientes y triunfo asegurado.😉 

Mis retos:#YoInformo #HolaYoSoy

Y no olvides compartir si en este post si has encontrado información interesante.