Esta es la foto de una parte de mi equipo. En mi equipo todos somos importantes. Cada uno aporta algo único que sumado al de los demás hace que seamos capaces de alcanzar grandes retos. Individualmente nunca podríamos hacer lo que hacemos juntos.

La pasada semana se celebró en Viena el Congreso Europeo de Radiología (ECR 2015). Gracias a la posibilidad de acceso de forma virtual he podido asistir desde Barcelona y es que, las nuevas tecnologías multiplican nuestra capacidad de aprendizaje de forma infinita. Siempre hay algo que aprender en la red!

Uno de los vídeos de entrevistas que publicaron estos días,  me resulto muy interesante. En la entrevista se pregunta al Profesor Jim Reekers de la Universidad de Amsterdam sobre el futuro de la radiología y la subespecialización. El Dr. Reekers  plantea la subespecialización como el futuro  de nuestra especialidad. Para él, el radiólogo debe ser parte de un equipo junto con los demás especialistas clínicos, trabajando codo con codo para resolver los casos que se presentan. El radiólogo debe dejar de ser un mero fotógrafo que vive en los sótanos de los hospitales al que no conocen ni pacientes ni clínicos.

Afortunadamente la radiología de mama es la primera subespecialidad que ha formado parte de comités de tumores donde se discuten casos con oncólogos, cirujanos, ginecólogos y radioterapeutas. Relacionarme con los clínicos, participar en sus decisiones y corroborar nuestros diagnósticos es una de las experiencias más positivas de mi trabajo asistencial. Damos un paso más hacia el futuro y nos encontramos frente algo innovador y eso, me ha gustado.

Dentro de las ponencias dedicadas a la mama, un grupo de charlas que me ha llamado la atención han sido las dedicadas específicamente a mejorar la información hacia los pacientes. En estas charlas, se insistía en la importancia del papel activo que debe ejercer el radiólogo en la formación e información de los pacientes. Éste, debe explicar los riesgos y ventajas que suponen las diferentes técnicas de diagnóstico precoz en el cáncer de mama: mamas densas, sobre diagnóstico, el papel de la resonancia magnética eran los temas elegidos. Muchos de estos temas se tratan en  este blog.

El Domingo pasado,pudimos escuchar otro grupo de charlas agrupadas bajo el Título: Comunicando los resultados de los estudios radiológicos de los pacientes: From high-tech to human touch Imaging. Ya en el mismo título reconocí mis palabras tantas veces repetidas. Tantas veces he explicado que mi equipo debe manejar y maneja con igual destreza alta tecnología y empatía que de golpe me sentí reforzada.

La moderadora era Nicola Bedington, secretaria general de Foro Europeo de pacientes. Los pacientes tuvieron voz en el congreso para radiólogos, esos médicos frikis que nos movemos entre fotones y protones! Como ya he explicado en el post de una paciente empoderada, este concepto se va imponiendo. El paciente ya es uno más del equipo!

Dentro de este grupo de ponencias, pudimos escuchar varias charlas en relación a diferentes enfermedades hasta que llego una que trataba cáncer de mama. La ponente una croata expaciente de cáncer de mama y a su vez médico fue describiendo las emociones que ha vivió desde el día de su diagnóstico , en su tratamiento y en los controles posteriores. Todo me parecía cercano, era una historia que vivimos a diario en la Unidad de mama . Nos pidió que radiólogos tuviéramos en cuenta esa parte emocional. Que la comunicación con el paciente fuera parte de la formación de nuestra especialidad. Como profesional de la salud y como paciente aportó mucho a los asistentes. Me gusto su frase diciendo que su radiólogo es una persona importante en su vida.

Como resumen del congreso me quedo con una idea. El paciente es el centro del sistema. Debemos contar con él e incluirlo en nuestros equipos.