Agosto mes de descanso. Muchos profesionales del diagnóstico por imagen están de vacaciones pero hay quién permanece al pie del cañón para que aquellos que necesiten pasar por el servicio de radiodiagnóstico puedan ser atendidos.
Este mes el reto que propongo  para humanizar la radiología está pensado para mejorar la vida de los profesionales y pacientes.
Hasta ahora los retos propuestos se centraban en humanizar el servicio de radiología hacia los pacientes, pero considero que empezar por la calidad de vida de quiénes atienden a estos pacientes es verdaderamente una de lad partes más importantes para mejorar el servicio.

La radiología no está exenta de la masificación que amenaza el resto de los servicios sanitarios. A veces, por atender pacientes a demanda y, otras veces, por una necesidad del sistema de cumplir unos ratios de productividad determinados.

Ante esa masificación y esa necesidad de trabajar con escasez de tiempo surge este reto. El reto de este mes es un regalo del Dr. Leo Romero, radiólogo  y compañero en la Unidad de Mama de Grup Manchón.

Hace unos días me habló de una nueva costumbre adquirida: Respirar profundamente tres veces antes de entrar en la sala de ecografía como técnica de conexión con el paciente y su caso.

Es una pequeña ayuda para centrar la atención, no la solución a la escasez de tiempo, lo sé. Este no es un consejo que elimine la presión asistencial pero espero poder vivir el tiempo con el paciente con mayor concentración y dedicación.

Beneficios de la respiración profunda

La respiración profunda se conoce desde la antigüedad como técnica para calmar la mente y  mejorar la atención. Esta es una de las técnicas utilizadas por el  yoga o para el mindfulness para conectar con el presente.  Aunque el beneficio era conocido ahora podemos saber científicamente cómo actua en nuestro cerebro este ritmo respiratorio lento y profundo.

Recientemente el bioquímico Mark Krasnow, director of the Wall Center for Pulmonary Vascular Disease, y miembro del Neurosciences Institute, Cardiovascular Institute, Cancer Institute and Bio-X de Standford ha logrado identificar en ratones un grupo de neuronas responsables de la correlación entre la respiración profunda y la relajación, la atención e incluso el control de las emociones y la ansiedad.

Lo importante de este descubrimiento es que si bien el ritmo cardíaco no podemos variarlo de forma voluntaria si podemos actuar con nuestro ritmo respiratorio y, por tanto, ser capaces de dominar nuestro cerebro a través de la respiración. Interesante, no crees?

Reto de Agosto: respira profundamente!

Desde el inicio de este año 2018 me propuse asumir pequeños retos que me permitieran mejorar la humanización de la radiología y compartirlos en este blog y este mes no iba a ser diferente.

El reto de agosto es un reto que beneficia a profesionales y pacientes. Puede conectarte con el paciente pero también puedes ayudar al paciente a controlar el miedo o el estrés que pueda causar el procedimiento radiológico al que se va a someter.

La gestión de nuestras emociones y del estrés es importante en un entorno en el que se suceden en poco tiempo muchos eventos. La radiología es una servicio relativamente rápido pero no exento de complicación. Máquinas que se paran momentáneamente y precisan resetearse, dependencia de sistemas informáticos y redes que pueden dar problemas, variabilidad de pacientes (edades, complejidad de su situación de salud, diferencias sociales, diferentes estados emocionales), retrasos en la llegada a las citas o retraso en la sala de radiología, agendas repletas…..Todo un ecosistema inestable que hace que el trabajo sea muchas veces un entorno de alta tensión al que debemos adaptarnos constantemente. Técnicos y radiólogos pasan en ese entorno su jornada y a duras penas el paciente es consciente de su situación emocional.

Hace unos pocos días al presentarme a un paciente y preguntarle cómo se encontraba me sorprendió preguntándome cómo estaba yo! al despedirnos se lo agradecí. Era uno de esos días de finales de julio donde el trabajo afloja pero aprietan las urgencias de última hora y la falta de compañeros por los turnos de vacaciones hacen que te sientas al borde del colapso.

Por tanto mi reto sin duda es : Respira profundamente y domina tu mente! Seas paciente o profesional.Estamos, sin duda, ante una estrategia sencilla y accesible que todos podemos practicar.

Basta solo con  respirar profundamente, con calma y de forma pausada. ¿Te apuntas?

Recapitulemos y veamos cuales han sido los retos que me he propuesto a lo largo de este año. La lista crece!!!

Os dejo un vídeo de guía para este tipo de respiración. Cuéntame cómo te va en un comentario y compártelo en las redes sociales para que más gente pueda sumarse al reto!

Si tienes algún reto que pueda incluir en la sección no dudes en enviarme cualquier sugerencia, ya quedan pocos meses para el final de año!