Cuando el cáncer de mama no se refleja en la mamografía las pacientes, sus familiares y amigos quedan altamente sorprendidos. ¿Cómo puede ocurrir algo así?

Para entender por qué la mamografía no detecta un cáncer hay que saber en qué consiste esta técnica. La mamografía es una técnica de imagen en dos dimensiones de un objeto que tiene tres dimensiones, las mamas. La técnica de la mamografía precisa de una cierta compresión del tejido para reducir el grosor del objeto a radiografiar y de esta manera utilizar la mínima radiación posible. La imagen que se obtiene supone una superposición de planos de esta compresión es la que nos ofrece una superposición de planos.

La mamografía aprovecha la presencia de tejido graso en la mama que resulta transparente a los rayos X. El tejido fibroso de la glándula mamaria es el que produce la imagen que vemos en la mamografía en contraste con la grasa mamaria. Un tumor mamario puede suponer una densidad superpuesta a ese tejido mamario normal.  Como habéis comprobado, la mamografía se parece muchas veces a unas sombras chinescas.

mama

En el caso de tener un tejido mamario muy denso (muy fibroso) la densidad del tejido mamario puede hacer que no se diferencie un tumor del tejido mamario que lo rodea. La realidad es que la capacidad de detectar el cáncer de mama con mamografía es de un 75%. Por suerte, hoy en día contamos con otras técnicas diagnósticas avanzadas como son la mamografía 3D o Tomosíntesis.

En la Tomosíntesis en vez de una imagen única de todo el volumen mamario se obtienen múltiples imágenes de pequeños cortes de ese volumen. Estas múltiples imágenes suponen una mayor oportunidad de visualizar el cáncer de mama detectando hasta un 30% más de tumores invasivos. A pesar de la mejora de la Tomosíntesis existen casos donde el tejido es de una densidad extrema y el solapamiento del tejido con un tumor es posible.

Por suerte, la ecografía cada día resulta de mayor utilidad para complementar la mamografía en casos de mamas densas. Es una técnica que no comprime el tejido y nos permite estudiar las imágenes en distintos ángulos, a demás de no utilizar radiación.  A tener en cuenta sin embargo, que la ecografía mamaria NO sustituye a la mamografía, en todo caso es complementaria.

Las técnicas de diagnóstico por imagen, obtienen imágenes indirectas de la realidad Una realidad no visible a simple vista y que por eso necesita de estas técnicas de imagen. La capacidad de saber descodificar dicha realidad a través de estas técnicas de imagen es fundamental en la radiología. Es importante entender que la interpretación de dichas imágenes puede ser algo subjetiva, de manera que en ocasiones una misma imagen puede generar diferentes interpretaciones por diferentes profesionales e incluso diferentes interpretaciones de la misma persona en momentos diferentes.

Imagen conocida donde según se mire se puede ver una mujer joven o una anciana.

Imagen conocida donde según se mire se puede ver una mujer joven o una anciana.

Toda esta variabilidad da lugar a errores de diagnóstico que absolutamente todo especialista en radiología puede cometer en ocasiones. Sí, somos humanos y los médicos también podemos equivocamos. Realmente son momentos difíciles para el profesional y que condicionan una cierta humildad. Son las causas de errores en la interpretación de una mamografía, pero una de las más reconocidas es dejarse llevar por el hallazgo de una lesión claramente sospechosa. Muchas veces encontrar un tumor mamario aparta de nuestra mirada otro tumor en otra parte de la mama o en la otra mama. Son un sinfín las trampas que nos pone la mamografía cuando nos sentamos a interpretarla.

La mamografía además se caracteriza por ser una técnica que se repite periódicamente y podemos estudiar retrospectivamente. Siempre que encontramos un cáncer de mama verificamos en el estudio previo del año o años anteriores si ya se intuía la lesión. A toro pasado y con la imagen del diagnóstico en la mano, no es extraño reconocer en la imagen del año anterior una pequeña imagen que en su día no generaba sospecha, pero que en este momento se reconoce como un tumor consolidado. Es en ese momento cuando te gustaría poder haber intuido ese diagnóstico. Por otro lado este pequeño gesto nos mantiene alejados de la soberbia de creerse un experto. Es una cura de humildad a diario.

Desde hace años existen programas de asistencia al diagnóstico (CAD) que pueden ayudar a evitar distracciones y errores. Su uso todavía no es generalizado pero en el futuro la mejora de estos programas mediante el uso de big data seguro que permitirán a los radiólogos minimizar errores e invertir el tiempo ahorrado en mejorar la asistencia a pacientes y clínicos que solicitan nuestros estudios.

Como resumen te diría que la técnica de mamografía tiene sus limitaciones y que la mamografía 3D o Tomosíntesis y la ecografía permiten mejorar esas limitaciones. Por otro lado hay que tener en cuenta que la interpretación de esas imágenes es un hecho subjetivo y que realiza un humano, por tanto sujeto a errores de interpretación. El error seguirá existiendo aunque en manos de expertos y con las mejores tecnologías los errores pueden llegar a ser minimizados. Es importante que el médico que solicita la exploración correlacione bien el resultado de las pruebas con la sospecha clínica y en caso de discrepancia no dude en pedir nuevas pruebas o pruebas diferentes como puede ser la Resonancia Magnética en el caso de la mama.