¿Por qué tengo cáncer de mama?

Una de las preguntas que más preocupa a las pacientes cuando conocen su diagnóstico de cáncer de mama, es si tiene relación con alguno de sus hábitos de vida. A los humanos nos gusta buscar la culpa de lo que nos sucede. 

Los factores de riesgo del cáncer de mama son múltiples y, a pesar de muchos de estos factores estén relacionados con el estilo de vida,  es casi imposible determinar en una persona cuál ha sido el causante exacto de su enfermedad, salvo que veamos una predisposición genética o haya estado sometida, por algún motivo, a altas dosis de radiación en la infancia.

Por este motivo, es importante no buscar culpables, pero si intentar llevar una vida lo más saludable posible antes, durante y tras un cáncer.

¿Qué malos hábitos están relacionados con el cáncer de mama?

  • Cada vez existe más evidencia que relaciona el sedentarismo y la mala alimentación con el riesgo de desarrollar cáncer de mama. De hecho, según un estudio llevado a cabo por GEICAM (Grupo Español de Investigación en Cáncer de mama), las mujeres españolas sedentarias tienen un 71% más de posibilidades de desarrollar cáncer de mama. 
  • El tabaco es otro factor de riesgo, que además es común en muchos otros tipos de cáncer. 
  • A pesar de que solemos identificar rápidamente el sedentarismo, la mala alimentación y sobre todo el tabaco como malos hábitos, el consumo de alcohol suele tenerse en cuenta como algo perjudicial, únicamente cuando se consume en grandes cantidades y con alta frecuencia. Lamentablemente, el alcohol no solo se considera un factor de riesgo para el cáncer de mama, en cualquier nivel de consumo, además está más relacionado con esta enfermedad que el tabaco. Y, por si fuera poco, el alcohol no es un factor de riesgo exclusivo en el cáncer de mama, también lo es de otros tipos de cáncer y otras enfermedades.  

No hay dosis segura de alcohol 

No, la copa de vino durante la comida no es beneficiosa, ni siquiera neutra, es perjudicial. Lamentablemente, esta noticia cuesta ser aceptada, ya que el alcohol está muy arraigado en nuestra cultura y encuentros sociales. 

Un reciente estudio realizado por el GEICAM analiza justamente el riesgo de esta enfermedad y el consumo de alcohol. 

En esta investigación se ha observado que el riesgo de cáncer de mama no solo aumenta cuando existe un consumo elevado del alcohol, también lo hace en la ingesta moderada de esta substancia.

En concreto, se ha observado una relación entre la ingesta ocasional de alcohol (de más de dos bebidas alcohólicas a la semana) y un aumento del 15% en la probabilidad de tener cáncer de mama. Además, este incremento en riesgo se intensifica con la dosis de alcohol, observándose un aumento adicional del 10% en el riesgo por cada unidad de consumo diario.

¿De qué manera aumenta el alcohol el riesgo de padecer cáncer de mama?

El alcohol se clasifica como agente carcinógeno (que tiene la capacidad de causar cáncer), ya que, el acetaldehído, un metabolito de esta substancia, actúa sobre el ADN propiciando mutaciones capaces de generar un tumor maligno.

En el caso del cáncer de mama y otros cánceres ginecológicos, se suma su capacidad de aumentar los niveles de estrógenos, las hormonas femeninas, lo que a su vez incrementa el riesgo a padecer estos tipos de cáncer.

¿El consumo de alcohol es más perjudicial según la edad a la que se consume?

Pues bien, el estudio de GEICAM revela que el consumo de alcohol tiene un mayor impacto en dos etapas de la vida: la adolescencia y el periodo posmenopáusico. 

En la adolescencia, el consumo continuado aumenta hasta duplicar el riesgo al cáncer de mama. En este caso, la mama se encuentra en pleno desarrollo, siendo sus tejidos más susceptibles de ser dañados, lo que explicaría este efecto.

Con relación al índice corporal (IMC) y el consumo de alcohol en el periodo posmenopáusico, se ha observado un incremento del riesgo para mujeres de bajo peso o normopeso con respecto a las pacientes que no consumieron alcohol. 

¿El riesgo a padecer cáncer de mama por el consumo de alcohol es el mismo para todos los tipos de tumores mamarios?

En cuanto a los subtipos tumorales, se ha observado que este aumento del riesgo afecta a los tumores dependientes de hormonas, los tumores luminales y HER2; algo esperado dado el efecto del alcohol en el aumento de la circulación de hormonas.

¿Afecta el consumo de alcohol al riesgo de recaída del cáncer de mama?

Otros estudios han observado que, en las pacientes que han padecido un cáncer de mama, el consumo de alcohol puede llegar a aumentar el riesgo de recaída hasta un 50%. Por lo que debe ser tenido en cuenta en la prevención de recidivas de esta enfermedad.

En resumen

No existe una dosis de alcohol que pueda considerarse segura para el cáncer de mama ni para muchos otros cánceres. Es por eso que deberíamos implementar medidas de salud pública que contribuyeran a la prevención del cáncer de mama y otros cánceres, aconsejando estilos de vida saludables, además de dedicar programas de educación para evitar el consumo de alcohol, especialmente en la adolescencia.

Ahora ya lo sabes, la “copita” saludable no existe. Como tantas otras cosas, tú eliges.

Bibliografía 

Donat-Vargas, C., Guerrero-Zotano, Á., Casas, A. et al. Trajectories of alcohol consumption during life and the risk of developing breast cancer. Br J Cancer 125, 1168–1176 (2021). https://doi.org/10.1038/s41416-021-01492-w

Terry KM, Mayer DK, Wehner KA. Alcohol consumption: discussing potential risks for informed decisions in breast cancer survivors. Clin J Oncol Nurs. 2021;25(6):672-679. doi:10.1188/21.CJON.672-679

Rovira P, Rehm J. Estimation of cancers caused by light to moderate alcohol consumption in the European Union. Eur J Public Health. 2021 Jul 13;31(3):591-596. doi: 10.1093/eurpub/ckaa236. PMID: 33338220.