Jane Goodall: Primatóloga que ha dedicado su vida al estudio de los chimpancés. 81 años.

Jane Goodall: Primatóloga que ha dedicado su vida al estudio de los chimpancés. 81 años.

La semana pasada cuando íbamos a practicar una biopsia de mama a una mujer de 69 años me comentó: “que lástima justo ahora que podemos dejar de hacernos mamografías a partir de los 70 voy a tener la mala suerte de tener un cáncer de mama”. Inmediatamente al oírla me di cuenta del mensaje tan erróneo que estamos enviando a las mujeres. Mi paciente entendía que el riesgo de padecer cáncer de mama desaparecía al pasar de los 70 años y esto es muy distante a la realidad. El riesgo de padecer un cáncer de mama aumenta con la edad.

Lamentablemente, los programas de cribado poblacional en los que se invita de forma gratuita a todas las mujeres a practicarse una mamografía a partir de 45-50 años y hasta los 70 años no han tenido en cuenta los cambios en su esperanza de vida   En el año 1900, hace sólo 115 años, la esperanza de vida de las mujeres era de 36 años. ¡Sí, sólo 36 años! Las mejoras en las condiciones de vida y salud de las mujeres han hecho que en la actualidad la esperanza de vida de la mujer en España sea de unos 85,1  años y cada año que pasa la mejoramos. La calidad de vida por encima de los 70 años es cada vez mayor y encontramos personas con fuerte actividad intelectual y razonables capacidades físicas. ¿Por qué abandonamos a esas mujeres?

Incidencia del cáncer de mama en relación a la edad

Incidencia del cáncer de mama en relación a la edad

 

Evolución de la esperanza de vida en España.

Evolución de la esperanza de vida en España.

¿Qué supone abandonar en cribado poblacional a los 70 años? Primero, que si las mujeres por encima de los 70 no se someten a mamografías están condenadas a diagnósticos poco precoces y, segundo, que los datos de riego que disponemos no pueden ser tan preciso como los de las menores de 70 años. Por encima de los 70 años, el riego de cáncer de mama sigue aumentando hasta los 84 años, edad en la que empieza a decrecer. El riesgo absoluto de desarrollar un cáncer de mama es de 1 de cada 1.950 mujeres hasta los 29 años, entre los 30- 39 años 1 de cada 227 mujeres, de 40-49 años 1 de cada 48 mujeres, de los 50-59 años 1 de 42 y entre 60-69 años 1 de cada 28 mujeres desarrollará un cáncer de mama. Por encima de los 70 el riego también aumenta y no estamos transmitiendo este mensaje.

Hace unos meses, asistía a la XVIII Jornada dedicada al cáncer de mama en el Hospital del Mar en Barcelona. El tema de este año era el  abordaje del cáncer de mama en la mujer de edad avanzada. Las conclusiones eran contundentes a favor de revalorarse la edad máxima de cribado y los protocolos de tratamiento. Se propuso personalizar diagnóstico precoz y tratamiento a las condiciones de calidad de vida y esperanza de vida individual  de cada mujer.

No podré olvidar un caso presentado por el Profesor  Philipp Poortmans, un gran radioncólogo Holandes, presidente de la Sociedad Europea de Oncología Radioterápica.

Nos presentó la foto de una mujer con buen aspecto general, que se había dedicado al mundo de la moda en su vida laboral por lo que tenía un aspecto juvenil para su edad y muy cuidado. La mujer había padecido un cáncer de mama a la edad de 74 años. Había seguido su tratamiento y conseguido su curación. El Dr. Poortmans había sido el responsable de su tratamiento de radioterapia. La mujer había seguido los controles habituales durante cinco años sin complicaciones. Al llegar a este momento se le recomendó volver a controlarse al cabo de otros cinco años. Cuando pasados 10 años desde su inicio del tratamiento la paciente volvió al hospital a controlarse, las normas del hospital para admisiones habían cambiado y se le pidió su documento de identidad. Al presentarlo la sorpresa fue que la mujer tenía 10 años más de los que había declarado en su día y por tanto su tratamiento había sido a la edad de los 84 años y no a los 74 años. Los protocolos con los que se había tratado no eran los planteados para su edad. Afortunadamente la mujer no padeció ninguna recaída de su cáncer de mama y falleció a los 104 años. ¡La foto que nos había presentado al empezar la presentación del caso era del día que cumplía 100 años!

La reflexión que nos trajo el Dr. Poortmans era la de ir pensando en adecuar nuevos protocolos de tratamientos y programas de cribado al nuevo escenario donde vamos a tener un gran porcentaje de mujeres de edad avanzada con buen estado de salud y calidad de vida.

 Yo me sumo a su propuesta. Para mi  los 70  años de antes son los 90 años de ahora!!

blocmanchón4blocmanchón5