La pasada semana una buena noticia llegaba a todos los medios de comunicación. El grupo de Investigación en cáncer de mama (GEICAM) presentaba una nueva terapia para el cáncer de mama apodada “caballo de Troya” que combina un tratamiento con inmunoterapia que en su día resultó muy novedoso, el Trastuzumab, y un potente quimioterápico (DM-1). La nueva terapia abre el camino a tratamientos más personalizados y efectivos además de reducir los efectos secundarios.

El Trastuzumab es una terapia que se utiliza para un subtipo de cáncer  que sobreexpresa un receptor llamado HER2. La novedad consiste en llevar el quimioterápico de la mano del Trastuzumab al interior de las células tumorales respetando el resto de las células. Al liberarse el quimioterápico en la célula maligna destruye el tumor desde su interior y por ello el sobrenombre. De esta manera no solo aumenta la supervivencia de los pacientes, si no que permite reducir los efectos secundarios como la caída del pelo, los vómitos y el cansancio. Estos efectos secundarios son los más temidos por las pacientes y seguro que esta nueva terapia marcará un antes y un después en el tratamiento del cáncer.

Ver vídeo «Un caballo de Troya contra el cáncer de mama»

La presentación de la nueva terapia la realizaron importantes investigadores como   el Dr.Miguel Martin, Presidente de Geicam y  Jefe de Oncología del H. Gregorio Marañón, la Dra. Ana Lluch (una de las mujeres científicas que más admiro), oncóloga del H. Clínico de Valencia y el Dr. Albanell jefe del Hospital del Mar de Barcelona. Todos ellos han participado en los ensayos clínicos de este fármaco. Es un honor que nuestro país sea referente en investigación en cáncer de mama.

Para ensayar este fármaco, se ha utilizado en pacientes HER2+ en los que el tratamiento previo con inmunoterapia falló. Y es que el cáncer HER2+ ha pasado a ser un cáncer de muy buen pronóstico gracias a la existencia de la inmunoterapia y el tratamiento con Trastuzumab (Heceptin) pero un 20% de los casos son resistentes a esta terapia. Este 20% ha sido el grupo escogido para el nuevo ensayo..

Hace apenas un año una de mis pacientes con un cáncer de mama HER2+ tenía una recaída a escasos meses de su tratamiento. Recuerdo mi preocupación y como al incluirla en un ensayo clínico conocí la existencia de esta terapia  de la cual ya se ha beneficiado.

La presentación de este fármaco implica una nueva era dónde quizás podamos dejar atrás los efectos secundarios en el tratamiento con quimioterapia incluso en las fases más precoces. Los tratamientos personalizados de gran eficacia y con pocas secuelas se acercan. ¡¡Bienvenidos!!