Ante la crisis causada por la reciente epidemia de Coronavirus 2019, he pensado en escribir este post dedicado a los pacientes con cáncer, con la información que he recopilado de fuentes fiables. Muchos de vosotros me estáis preguntando por el riesgo que corren estas personas y qué medidas deben tomar para prevenir su infección. Aunque estaréis ya hartos de información alrededor de este virus, voy a intentar explicaros con un lenguaje comprensible de qué estamos hablando todos a todas horas.

¿Qué es este virus?

Este virus, SARS-COV-2, es una variante de la gran familia de los coronavirus, un grupo de virus comunes a diferentes especies de animales además de los humanos. Esta familia de virus es uno de los causantes del resfriado común.Estos virus provocan una enfermedad leve o más grave en algunas cepas especiales y se propaga con facilidad en las temporadas de invierno. Los coronavirus habituales se caracterizan por su capacidad de mutar fácilmente y esto hace que perdamos la memoria inmunitaria y volvamos a caer resfriados de temporada en temporada. 

El SARS-COV-2 es una de esas mutaciones que se originó a finales del 2019 y se empezó a detectar la enfermedad (COVID-19) a principios del año en la ciudad de Wuhan, en China. Se trata de un virus que proviene de la infección de murciélagos y eso hace que sea altamente infeccioso en humanos, que no tenemos memorizado en nuestro sistema inmunitario ninguna defensa frente a ellos . Es un coronavirus muy diferente al que hemos podido sufrir en otras temporadas. Esto hace que se pueda propagar con más facilidad. 

¿Cómo se propaga?

Se cree que el virus se propaga persona a persona mediante el contacto cercano (2 m), mediante las gotitas respiratorias de la tos o el estornudo cuando entran en contacto con la nariz o la boca de la otra persona.

No está claro que se propague por objetos inertes pero la familia de coronavirus tiene capacidad de permanecer en objetos varios días. La buena noticia es que es muy sensible a la limpieza con jabón ,lejía y detergentes habituales.

No hay evidencia de que se propague desde personas asistomáticas ni a una distancia mayor a los dos metros.

El periodo de incubación se ha calculado de 2 a 14 días y eso determina los periodos de aislamiento que se proponen.

¿Por qué estamos tomando medidas tan extraordinarias?

Seguramente estarás inquietándote con tantas medidas y tanta información continua sobre el número de afectados. El principal motivo de preocupación es que no tenemos un conocimiento claro de esta enfermedad y de este virus.Tampoco es alentador lo que vemos en Italia, que es el referente Europeo. Es una enfermedad emergente y eso significa incertidumbre y por eso merece tanta atención. 

¿Qué información desconocemos de este virus? 

No conocemos cómo va a evolucionar la epidemia, sabemos que si no se limita puede afectar a un gran número de personas a la vez y esto es el motivo por el que se intenta contener su contagio. Se teme que si hay muchas personas afectadas a la vez, se colapse el sistema sanitario y no se pueda atender correctamente a los casos más graves. El riesgo individual es relativo, pero a nivel poblacional tenemos un riesgo alto de que un gran número de personas se contagien a la vez.

Su tasa de mortalidad todavía no está definida. No tenemos estadísticas suficientes. Se especula que puede ser de 0.3 un 1%, y eso es más de la mortalidad del virus de la gripe (Influenza A) que es de 0.1%, pero no se descartan cifras menores. Preocupa no tener definida esta tasa, sobretodo si la infección acaba afectando a un gran número de personas.

Otra de las incógnitas que preocupa es que no se conoce bien la evolución en el tiempo. Los otros virus causantes de gripe y resfriado se propagan principalmente en invierno y se espera que la llegada del calor y el verano pueden contener la enfermedad. No obstante podría no ser así y eso es otra de las razones para tomar medidas extraordinarias.

El periodo de contagio mayor es en la fase sintomática, cuando la tos y los estornudos son visibles. No obstante, podría ser contagioso en los dos día previos de incubación de la enfermedad y esta es otra de las incertidumbres que presenta esta enfermedad. 

La duración del periodo infeccioso del coronavirus, no está establecida pero podría ser de 10 o más días. Por encima de la duración de la gripe A.

Aislamiento poblacional 

Esta es una enfermedad que no tiene tratamiento, salvo los cuidados en caso de complicaciones. Es por eso que el auto aislamiento o el aislamiento poblacional son las estrategias que están tomando los diferentes países, en función de sus características.

Está claro que el virus acabará estando en contacto con toda la población mundial, como otros. Si contenemos la exposición, la intensidad de la epidemia en esta primera oleada de contagios puede ser menor. Gracias esto, a pesar de que luego acabemos todos teniendo posibilidades de contagio, no se acumularían más enfermos de los que pueden ser atendidos por los sistemas sanitarios. 

Imagínate esta primera infección pandémica como una ola de un Tsunami. Se está intentando aplanar la curva, para que la ola de los primeros contagios no sea tan picuda. De esta manera no se acumularían en poco tiempo la mayoría de los casos. Si no se actúa solidariamente, las necesidades de ingreso y UCI colapsarán nuestros hospitales.

Los profesionales sanitarios somos población de riesgo e imprescindibles para superar esta crisis.

Habrás oído que han quedado suspendidos lo congresos y jornadas de formación de los profesionales sanitarios. Al margen de evitar que acudamos a lugares de concentración de personas y nos podamos contagiar; se está preservando que todos los sanitarios estemos en nuestro puesto de trabajo en previsión de necesidades extraordinarias. Nuestro trabajo conlleva ser fácilmente contagiados y en un escenario de muchos sanitarios en cuarentena o enfermos, es importante que estemos todos disponibles al máximo.

Síntomas que debes conocer 

La enfermedad es leve en un 80% de los casos. 

Similar a un resfriado o una gripe: tos, estornudos, fiebre o dificultad respiratoria.  

Este virus, en un porcentaje de un 14%, puede causar una enfermedad más grave causando neumonía y, en un 6%, puede llegar a ser una enfermedad crítica que requiera ingreso en una unidad de cuidados intensivos.

¿Qué medidas debo tomar para prevenir esta infección?

La gravedad de esta enfermedad tiene relación con pacientes de edad avanzada y con patologías previas. Los grupos de mayor riesgo son pacientes de enfermedades cardiovasculares,diabetes, enfermedades pulmonares, cardiacas o inmunodeprimidos.

La población infantil al contrario que en la gripe, no es una población de alto riesgo y sus síntomas son más leves.

Medidas de prevención en población general 

Las medidas recomendadas para la prevención de esta enfermedad, tengas o no mayor riesgo, son las siguientes:

  • Lavado de manos.
  • Mantener la distancia mayor de 1 m con cualquier persona que tosa o estornude.
  • No tocarse la nariz ni la boca sin lavarse las manos.
  • Cubrirse la nariz y la boca con el codo o con un pañuelo al toser o estornudar.
  • Si tiene mal estar, fiebre, tos y dificultad respiratoria quedarse en casa y ponerse en contacto con las autoridades sanitarias locales.

Medidas para la población de riesgo 

Las personas de mayor edad y los pacientes con patologías crónicas tienen un mayor riesgo de contagio. Si estás en tratamiento por un cáncer, puedes tener la inmunidad comprometida. Los tratamientos de quimioterapia tienen un importante impacto en el sistema inmunitario. Aunque no se conoce exactamente el comportamiento de este virus en personas con déficits en su sistema inmunitario, es posible que el riesgo sea mayor en estas personas.

Las medidas para estas personas deben ser reforzadas.

  • Se riguroso con la limpieza de manos.
  • No compartir comida ni bebidas ni cubiertos o vasos.
  • Evita el contacto con personas afectadas por infecciones como resfriados y gripes. Es importante evitar situaciones donde aglomeraciones, salas de espera muy concurridas. 
  • Extremar las medidas de limpieza de las superficies más habituales de contacto. Tenemos suerte de que el jabón es un gran enemigo del coronavirus. Quedarse en casa si se siente mal. 
  • Comer bien, no fumar ni beber. 
  • Reducir los contactos sociales y las visitas si no son estrictamente necesarias en caso de pacientes ya curados.
  • Evitar viajar con tos y fiebre.

Los cuidadores de pacientes de riesgo deben extremar también sus medidas para evitar ser la fuente del contagio. Igualmente los profesionales sanitarios que cuidan de estos pacientes deben ser rigurosos con la prevención.

Buenas noticias

Hay diez aspectos positivos que diferencian este virus de otros que han causado epidemias:

  • Lo conocemos desde el primer momento
  • Sabemos cómo detectarlo
  • En China, donde se originó esta mejorando la epidemia 
  • El 80% de los casos son leves
  • La gente se cura
  • Tiene poca afectación en menores
  • El virus se inactiva fácilmente
  • Ya tenemos muchos artículos científicos sobre el nuevo coronavirus
  • Ya hay varios prototipos de vacunas en marcha
  • Hay ya casi un centenar de ensayos clínicos con tratamientos con retrovirales 

Espero haberte ayudado a tomar decisiones para tu autocuidado, recuerda que del cuidado de cada uno de nosotros depende que esta epidemia se contenga.

Referencias:

Comment How will country-based mitigation measures influence the course of the COVID-19 epidemic?

https://www.who.int/es/health-topics/coronavirus/coronavirus

Os dejo un vídeo de una coreografía que se está haciendo viral para explicar cómo se deben lavar correctamente las manos. Un poco de alegría también nos irá bien a todos.

0.00 - 0 Votos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.