En esta gélida semana  de enero cuando el meteoro silencioso de la nieve ha sembrado de blanco muchos de nuestros paisajes una noticia dejaba helado nuestros corazones. La muerte de la modelo Bimba Bosé con apenas 41 años y  victima de un cáncer de mama  ha supuesto un vuelco en el corazón para todas las mujeres supervivientes o en tratamiento de esta enfermedad. Igualmente para los profesionales de la salud que dedican su vida a restablecer la salud de estas mujeres ha supuesto una jarra de agua fría. Algo se nos ha revuelto en el interior.

Corría el año 2014 cuando la valiente Bimba nos mostraba las cicatrices de su mastectomía y desde este blog hacíamos eco de su gesto. Una decisión valiente, igual a la que siguió unos meses más tarde cuando Bimba decidía hacer público el avanzado estado de su enfermedad. Un gesto difícil que dada su relevancia pública ha ayudado seguro a muchas otras mujeres a normalizar su situación.

Muchas de las mujeres que se sintieron identificadas con ella, pueden sentirse ahora amenazadas. Para los oncólogos la evolución de la enfermedad en Bimba es excepcional.  A pesar de presentar metástasis hoy en día es una enfermedad que puede llegar a cronificarse durante años.

Es verdad que estamos acostumbrados a convivir con las pacientes con cáncer de mama  en estadios iniciales pero las pacientes con cáncer de mama metastático son todavía un colectivo silencioso que no por menos numeroso debe de ser menos visible.

Cáncer de mama y mortalidad.

En las últimas décadas, la mortalidad por cáncer de mama ha descendido más de una tercera parte. Siendo mayor del 50% en las mujeres más jóvenes y en los subtipos biológicos más agresivos y con menor arsenal terapéutico.

Noticias como la de esta semana nos enfrentan con una realidad que no por ser menos habitual que en épocas anteriores resulta altamente dolorosa.

Chistiane Kuhl, una de las radiólogas de mama más influyentes por sus conocimientos en resonancia magnética mamaria,  incorpora en todas sus charlas una reivindicación a favor de esas mujeres que pese a las últimas mejoras en tratamientos y en diagnóstico precoz siguen perdiendo la vida. Para la Dra. Kuhl no debemos de escatimar esfuerzos en este campo hasta cortar este goteo de muertes. Sus contundentes y beligerantes palabras con su acento germano me motivan en cada ocasión que he podido escucharla. Es su marca personal.

El cáncer de mama en mujeres jóvenes.

El cáncer de mama en las mujeres menores de 40 años a penas es un 6% del total del cáncer de mama y supone un 40% de los tumores malignos en esa franja de edad.

Históricamente, el índice de supervivencia en mujeres de edad avanzada es superior al de las mujeres más jóvenes. Este es un factor de mal pronóstico en relación a presentar tumores de subtipos biológicos más agresivos.

Las secuelas del tratamiento del cáncer de mama en este grupo de edad tienen un significado diferente y se tienen en cuenta en la actualidad a la hora de planificar el tratamiento. En especial la posible menopausia precoz, el efecto sobre la fertilidad o el impacto de las terapias en la salud psicológica o la esfera sexual.

Socialmente en este grupo de edad se encuentran aquellas mujeres que tienen niños de corta edad y una carrera profesional en plena actividad como puede ser el caso de la famosa artista.

Algunas de ellas apenas superan la treintena, casi unas niñas. Realmente su situación hace que las recuerde con más facilidad y saber que han superado su enfermedad me reconforta.

know your lemons

Prevención en edad joven

Cuando una noticia como la de esta semana ocurre, surgen las voces que piden una prevención para estas mujeres jóvenes que no quedan incluidas en los programas de detección precoz poblacional.

En conclusión, la mamografía no es una herramienta eficaz en las menores de 40 años debido a la densidad elevada de las glándulas mamarias que dificulta el diagnóstico, a la baja incidencia del cáncer de mama y a la agresividad de los tumores en este grupo de edad.

La resonancia magnética es la única exploración que ha demostrado ser eficaz en ese grupo de edad pero dada su complejidad y costes su indicación se restringe a aquellas mujeres jóvenes que tiene antecedentes familiares de alto riesgo y son portadoras de las mutaciones BCRA1 y BRCA2.

Es aquí donde una buena autoexploración es importante. Las mujeres jóvenes deben tener una vigilancia activa de sus mamas sin obsesionarse, simplemente reconocer su propio cuerpo y conocer los síntomas importantes.

En las últimas semanas una campaña en la red  que da visibilidad a los síntomas y signos que debemos conocer se ha hecho viral. #KnowYourLemons (conoce tus limones) es una campaña lanzada por una diseñadora gráfica y que publicábamos en el blog hace unos meses. La diseñadora pensó en una campaña eficaz que  evitara la censura en las redes sociales de las imágenes de mama y el resultado no puede haber sido más exitoso.

know your lemons-sintomas

Futuro

Para el futuro reclamo seguir avanzando en el conocimiento para conseguir que el cáncer de mama sea una enfermedad controlable en el 100% de los casos. #NiUnaBimbaMas

Gracias Bimba por hacer visible esta enfermedad que aterroriza a muchas mujeres y que a pesar de tener un buen pronóstico para la mayoría de los casos algunas como tú pierden la vida. Descansa en paz.

Desde aquí un abrazo a la familia de Bimba y a las de tantas otras mujeres anónimas que han perdido la vida por un cáncer de mama.

La modelo había pedido a su familia que no la recuerden con tristeza un gesto al que me sumo.

0.00 - 0 Votos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>