La moda de nuevos “días de” no cesa y ayer tocaba el Blue Monday. Por lo visto el día más deprimente del año. No estaba dispuesta a que me afectase, había trabajado bien mi estado de ánimo durante el fin de semana. Sigue leyendo