No se qué os parece a vosotros, pero a mí me parece que el cáncer es una enfermedad que nos afecta a todos. Atrás quedan otras épocas donde la menor esperanza de vida de las personas, el tabú a hablar del cáncer, la poca capacidad de detectarlo o los peores datos de supervivencia hacían de esta enfermedad algo que parecía no ocurrir en todas las casas.

Día Mundial Contra el Cáncer

El cáncer ha dejado de ser (en un porcentaje importante) una enfermedad incurable y ha pasado a ser una enfermedad crónica o superada en gran parte de la población. Nos tocará a una de cada dos personas a lo largo de nuestra vida y eso le hace merecedor de un día especial. El Día Mundial Contra el Cáncer se celebra esta semana y  por eso os traigo esta reflexión.

El cáncer presente en nuestra vida

Podéis hacer memoria y seguro que encontráis una retahíla de conocidos, amigos y familiares que conviven o han convivido con el cáncer. Niños, adultos, ancianos, toca a cualquiera.

Hace unos meses, coincidí con una comida familiar donde había cinco personas que habían superado los ochenta años y todos ellos habían superado con éxito un cáncer. Se trataba de una comida de supervivientes, con sus secuelas, pero con calidad de vida para disfrutar de un buen ágape. En la familia tenemos buenos ejemplos de supervivientes, de grandes cuidadores y de experiencias positivas y negativas.

Mi amigo Juan convive con el maldito cáncer desde hace más de un año. Hay días buenos y otros peores, pero los oncólogos andan contentos con su evolución. Él y su familia conviven con la incertidumbre, con ganas de que se cumplan los buenos augurios de un tratamiento que evoluciona favorablemente.

Uno de los días más difíciles de mi vida laboral, fue el día que tuve que decirle a un compañero de profesión que su hija de 18 años tenía cáncer. Vi cómo se desencajaba y puede sentir su inmenso sufrimiento.Quizás lo peor que nos puede ocurrir a un médico sea tener un hijo con cáncer.

El cáncer también ha pasado por algunos compañeros de trabajo. En algunas de ellas he sido la responsable de su diagnóstico y de comunicar la noticia. Son momentos difíciles. Afortunadamente tenemos mayoría de buenos resultados pero perdimos a Alfredo y eso hizo mella en todos nosotros. Cuando alguien conocido padece cáncer el sufrimiento es compartido pero también se comparten las alegrías de las buenas noticias. !Tenemos incluso la experiencia de haber tenido un bebe tras un cáncer!

El cáncer no pierde ocasión y cuando te despistas ya tienes alguien más de la familia o amigos invitado a caer en sus garras. Te desgasta con su amenaza. A los pacientes los sume en un miedo, miedo a perder la vida; pero la familia y amigos no quedamos exentos de pasar por ese miedo. El cáncer es una enfermedad de todos.

Miedo

La verdad es que, en el cáncer parece que todo tiempo pasado fuera peor que el presente. En el cáncer de mama hay mucha gente que tiene la percepción de que todas las mujeres afectadas se curan. Y es verdad que se curan en una gran mayoría de los casos, pero de vez en cuando, a esta enfermedad se le va la mano y acaba con la vida de alguien que conoces, alguien que aprecias o quizás uno de tus más queridos. Consigue asustar a cualquiera que escucha su nombre: es cáncer.

Los profesionales y el cáncer

Pues si, la palabra asusta. Los médicos cada vez tenemos mejores remedios y somos capaces de anticiparnos al diagnóstico. Pero los pacientes y sus familias oyen la palabra ¨cáncer¨ y tiemblan. También para los profesionales sanitarios, el cáncer es una situación emocional difícil. Dar malas noticias incomoda y el cáncer es una mala noticia. Por otro lado, recordar a aquellos pacientes  a los que has tratado y que perdieron la vida  es motivo de rabia y frustración.

Hace unos días qué al encontrarme con una paciente en la recepción de la consulta, sentí una inmensa alegría. Había superado un cáncer de mama y hace unos meses vino a contarme que le habían diagnosticado otro cáncer diferente, bastante agresivo y en un estadío incurable. No hacía mucho que me había acordado de ella, dudaba si tendría ocasión de volver a verla y al encontrarla allí me supuso una súbita alegría. Hasta ella se sorprendió de mi reacción tan efusiva. Venía a contarnos su evolución.

La sensibilidad de los profesionales sanitarios hacia los pacientes con cáncer y sus cuidadores es tal que ahora hace un año se consiguió reunir a más de 60 profesionales y pacientes para escribir al respecto del cáncer. Me enorgullece haber sido uno de ellos. La iniciativa #JuntosXElCáncer llegó a ser trending tópic mundial, recibió varios premios y este año repite. Podéis ve mi participación de este año en este post dedicado a la resonancia magnética y demás pruebas de imagen para el diagnóstico del cáncer de mama.

Vidas heróicas

Las historias de la vida las personas son mucho más complejas y heróicas de lo que nos parece. El tratar con personas que tienen cáncer te hace conocer muchas de estas historias y te permite aterrizar en lo verdaderamente importante. Yo a veces creo que cualquier guionista de películas sería feliz de conocer muchas de las historias que vemos a diario en la consulta.

Hay una persona que conocí hace un año y de la que ya os he hablado en este post. Se trata de Maribel, @mepidolavida en las redes sociales. Maribel convive con un cáncer de mama metastásico que amenaza con acabar con su vida, pero le planta cara cada día para poder dejar un recuerdo alegre a su pequeña hija de 5 años. Con ella y su Instagram puedes levantarte cada día viendo como le pone una sonrisa a cada dolor, a cada prueba, a cada mala noticia. Ella sin duda es la resiliencia en persona. Con ella y con mis pacientes he aprendido a convivir con la parte más oscura de la vida. Con el cáncer también se aprende, forma parte de mi vida y la de muchos a los que quiero.

Quisiera recordar a todos aquellos a los que perdí un día por un cáncer, como mis abuelos Fernando y Francisco, a mis tíos propios y polític0s, Inma, Quinita, Fernando, Pedro, Rafael, Lola y Elvira, a mi compañero de trabajo Alfredo, a Piluca mi amiga de la infancia, a mi paciente más joven fallecida Victoria. Hoy por ellos y por todos los otros que si superaron un cáncer quiero pedir:

 

  • Más investigación para más vida
  • Más visibilidad para pacientes y cuidadores
  • Más prevención con hábitos de vida saludables
  • Más calidad de vida además de más vida
  • Más diagnóstico precoz para menos tratamientos

 

Os dejo un enlace de la entrevista de La Contra de ayer con Maribel Granados que me parece imprescindible para seguir poniéndole una sonrisa a la vida.

 

 

 

0.00 - 0 Votos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.