Volvemos a los retos de seguridad para profesionales de la radiología. Aunque junio ya termine, este es el sexto reto mensual que me propongo.Hoy me gustaría hablar de algo que si bien no es frecuente, resulta importante en radiología. En ocasiones los estudios de imagen diagnóstica revelan hallazgos de la salud inesperados o que precisan un tratamiento urgente de los pacientes y es imprescindible detectarlo y gestionarlo diferente a los estudios ordinarios.

Proceso de informes y comunicación

Dentro del proceso del informe radiológico existe un riesgo relevante y crítico del que hoy os quiero hablar. Se trata de la detección de hallazgos inesperados o de urgente tratamiento. El técnico muchas veces puede ser la primera persona en detectarlo al obtener las imágenes, enhorabuena a esos grandes profesionales cada vez con mayores capacidades y conocimientos. Es una pena que su formación no les permita ahondar en los aspectos patológicos del paciente. Por otro lado, el radiólogo debe estar alerta y comunicar de forma prioritaria dichos hallazgos al médico responsable del paciente o al mismo paciente en caso de estudios ambulatorios.

Un diagnóstico es un un continuum

Estar alerta no es suficiente, debemos conocer las condiciones clínicas del paciente para saber reconocer esos hallazgos inesperados o urgentes para no alertar de hallazgos ya conocidos. De igual manera que debemos conocer que hallazgos requieren actuar de manera inmediata. El proceso de diagnóstico del paciente se inicia fuera del servicio de radiología y debe tene un continuum que garantice su calidad. De nada sirve actuar como si se tratase de un producto o servicio paralelo al que proporcionan el resto de facultativos que dan servicio al paciente.

Gestión de los hallazgos

La aparición de estos nuevos datos relevantes para el paciente en el ámbito de una hospitalización seguramente están ligados a un mayor control y prioridad en la emisión del informe.
Por el contrario si el paciente proviene de consulta del especialista es frecuente que el informe no sea inmediato y que un fallo de no reconocer esos hallazgos relevantes pueda demorar una actuación inmediata sobre el paciente.

Por todo eso es importante detectar a tiempo dicha situación. En ocasiones podemos encontrarnos en la situación de que el paciente recoge sus informes y su visita con el médico referente se demora meses o incluso un año.

Radiología de mama y acto único

En la Unidad de mama trabajamos en acto único (One-stop clinic), es decir un paciente no deja de ser atendido hasta obtener una diagnóstico final con las técnicas diferentes necesarias. Mamografía, ecografía, biopsia e incluso la resonancia. Al final el paciente obtiene un dossier con todos los estudios correlativos listos para el tratamiento o con una recomendación de control. Esta forma de trabajar evita riesgos de no comunicación de hallazgos relevantes.

Hace muchos años, previamente a esta manera de trabaja, recuerdo un caso de una mamografía con recomendación de una biopsia por sospecha alta de un cáncer que permació sin abrirse el informe hasta el control del ginecólogo al cabo de un año. Un año de demora en el diagnóstico de un cáncer es algo que no debemos permitir.
¿Es posible que otras áreas de radiología aprovechen la experiencia del radiólogo de mama para implementar servicios más coordinados con los clínicos que eviten riesgos de no comunicación de hallazgos relevantes?

Informes abandonados

Cada año en el servicio de entrega de resultados encontramos una cantidad importante de pruebas diagnósticas que el paciente nunca llega a recoger. Intuyo que su dolencia o malestar remitió y se decidió por olvidar ese diagnóstico. Es nuestro cementerio de informes olvidados.

Tenemos conocimiento de que realizamos un gran número de pruebas de imagen innecesarias, se estima alrededor de un 30%. Posiblemente esta es la causa del abandono de estudios de imagen una vez realizados.Este tema merece ser tratado en un post próximo y ahí podré analizar más la causa.

Entre esas muchas pruebas nunca recogidas pueden ocultarse importantes hallazgos de salud. Por eso invito a los pacientes a no abandonar esos estudios y recoger esos informes. De igual manera que invito al uso responsable de las pruebas de diagnóstico. Un estudio de diagnóstico requiere una indicación adecuada y no deben utilizarse caprichosamente los servicios sanitarios.

Resumen de los retos hasta ahora propuestos para aumentar la seguridad de los pacientes en el servicio de radiología:

  1. Verifica el nombre del paciente y la prueba a realizar.
  2. Conoce las reacciones adversas a los contrastes y su posible tratamiento.
  3. Traslada toda la información relevante en el cambio de turno. ¡Por escrito mejor!
  4. Respeto, no más interrupciones en el momento del informe del radiólogo.
  5. Por una radiología sin caídas accidentales.

 

!Te pido que compartas este post  si te ha parecido interesante! Por un servicio de radiología más seguro para pacientes y profesionales.

3.50 - 2 Votos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.