El pasado 8 de Noviembre celebramos en nuestro centro el Día internacional de la Radiología de una manera diferente. Los clínicos que refieren a los pacientes al servicio de radiología muchas veces no tienen tiempo de relacionarse con sus colegas de radiología. En ocasiones -como es el caso de un centro externo dedicado exclusivamente a la radiología- la comunicación con los médicos prescriptores de pruebas de diagnóstico es meramente epistolar o como mucho telefónica.

Es por eso que este año 2018 hemos querido generar un espacio para vernos en persona y hablar de aquello que a todos nos preocupa.

Cada año los circuitos del diagnóstico sufren pequeños giros y novedades que al pasar el tiempo se consolidan. Esto hace que si no nos comunicamos a veces podemos estar infrautilizando el conocimiento que ya tenemos verificado como una mejor práctica.

En el caso que nos ocupa del diagnóstico por imagen del cáncer de mama quisimos explicar que novedades hemos ido incorporando y que hemos podido comprobar como un avance.

Tomosíntesis, la nueva mamografía.

En la charla del pasado 8 de Noviembre pudimos ver las ventajas y  limitaciones de la Tomosíntesis.  Una tecnología que ha llegado para quedarse  y sustituir a la mamografía 2D que todos conocemos.

La mamografíaa 3D o tomosíntesis permite visualizar en el interior de la mama detectando un mayor número de cáncer invasivo (30-40% más) siendo este su mayor valor. Además evita tener que rellamar a las pacientes para una prueba complementaria como ecografía o proyecciones  adicionales para completar el estudio. El tipo de mamas más beneficiadas por esta tecnología son mamas de densidad intermedia o densas heterogénas. En la clasificación de la ACR las mamas patrón C.

Por otro lado esta tecnología tiene su mayor limitación en el precio, es decir es una tecnología que requerirá un mayor esfuerzo para su generalización hasta renovar el parque actual de equipos de mamografía. Igualmente el tiempo de lectura del radiólogo se duplica. Estamos leyendo cientos de imágenes por paciente respecto a sólo 4 imágenes en mamografía 2D normal. Un mayor coste en equipos y en tiempo de diagnóstico es el peaje a pagar por una tecnología que permite detectar más cáncer clínicamente no conocido.

Otra de las limitaciones de esta técnica es el escaso o nulo beneficio sobre las mamas extremadamente densas (tipo D de la ACR)  respecto de la mamografía “2D”, afortunadamente este tipo son sólo el 10% de las mamas.

La mamografía digital supuso una mejora en las dosis de radiación que reciben los pacientes y a pesar de que los equipos de tomosíntesis tienen una dosis muy baja se presentó el dilema de duplicar la exposición a radiación si hacemos una mamografíaa 2D y añadimos el estudio 3D. Ahora mismo existe la posibilidad de hacer nada más la mamografía con tomosíntesis (3D) y a partir de estas imágenes obtener una 2D sintetizada ahorrando la mitad de la dosis y volviendo a recuperar el beneficio de la baja dosis de los equipos de última generación. En nuestro caso ya hemos obviado esta duplicidad de radiación pasando a utilizar la mamografía sintetizada y la Tomosíntesis para el estudio habitual.

Hasta aquí nuestra experiencia en estos primeros años con esta técnica.

Biopsia asistida por vacío.

Esta es otra de las novedades de los últimos años que han llegado para quedarse.

La Biopsia asistida por vacío (BAV) consiste en combinar las agujas de corte y la aspiración en el mismo acto con un calibre de aguja superior a las biopsias con aguja gruesa (BAG).

La ventaja de estas agujas y este método de obtención de tejido es poder obtener mayor cantidad de material. De esta manera podemos asegurar una mayor certeza en el resultado siempre que queremos estudiar lesiones muy pequeñas. Es decir a menor tamaño de las lesiones mayor tamaño de la muestra equivale a mayor seguridad.

Os dejo una imagen de la diferencia de tejido que obtenemos.

Esta ventaja es crucial y por eso es el método de elección para bipsias por resonancia y biopsias por estereotaxia. En ambos casos hablamos de pequeñas lesiones no visibles por ecografía y necesitamos asegurar que el material obtenido representará a la lesión.

En el caso de la ecografía utilizaremos la BAV para obtener más material cuando creemos que una BAG no ha obtenido el material suficiente o es discordante su resultado y la imagen.

En algunos casos determinados este tipo de aguja permite extirpar pequeñas lesiones benignas sin dejar cicatrices, como ya os he contado en otra ocasión.

La intención con este tipo de biopsia es no permitir que se pueda dar un retraso en el diagnóstico de un cáncer de mama por infraestimación de la lesión que queremos estudiar. Todos los métodos de biopsia tienen un porcentaje de fallos en el diagnóstico que disminuyen si obtenemos muestras de material más grandes sin tener que llegar al quirófano sólo para obtener una muestra!No hay que dar oportunidad al cáncer para que crezca pero queremos ser lo más respetuosos con nuestros pacientes !

Podéis ver  este vídeo animado de este procedimiento que creo que puede ser de gran utilidad.

Si te a interesado el contenido de este post no olvides compartirlo para que otras personas puedan leerlo.

Y si hay algún tema que te interesa no dudes en enviar tu propuesta y estaré encantada de preparar un post para ayudarte.

Salud y saludos!

1.50 - 2 Votos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>