Desde que la famosa escritora Luz Gabás publicó su última novela, había buscado la manera de encontrarme con ella para que pudiera dedicarme su último libro de igual manera que sus anteriores obras. Las casualidades a veces parecen no existir, pero hace un par de meses coincidía mi estancia en Zaragoza por escasas horas con la feria del libro de esta ciudad. Gracias a las redes sociales supe que ella estaría allí y podría cumplir mis deseos.

Ambas pudimos hablar un ratito antes de su firma de libros y coincidir con su madre y hermana, aprovechando a actualizar información de la familia así como hacer un pequeño árbol genealógico familiar y decidir que somos primas terceras o algo así. Mi segundo apellido es Gabás un apellido conocido para los que somos descendientes  del pequeño Valle de Benasque.

Ahora ya metida en el “dolce far niente” de las vacaciones de verano y acurrucada por el sonido de las olas he podido devorar esta nueva novela en apenas unos días. De nuevo al acabar la lectura de la obra de Luz Gabás me quedo con la sensación de haber estado transportada a otro tiempo y espacio, ésta es ya su marca personal. Su capacidad de descripción eleva la imaginación hasta poder dibujar los paisajes que describe y a emocionarte como si fueras parte de la trama de su historia.

Aquí te dejo la sinopsis de este libro:

El fatídico día en el que Attua tuvo que ocupar el lugar de su padre supo que su prometedor futuro se había truncado. Ahora debía regentar las termas que habían sido el sustento de su familia, en una tierra fronteriza a la que él nunca hubiera elegido regresar. Junto al suyo, también se frustró el deseo de Cristela, quien anhelaba una vida a su lado y, además, alejarse de su insoportable rutina en un entorno hostil. Un nuevo revés del destino pondrá a prueba el irrefrenable amor entre ellos; y así, entre malentendidos y obligaciones, decisiones y obsesiones, traiciones y lealtades, Luz Gabás teje una bella historia de amor, honor y superación. Los convulsos años de mediados del siglo XIX, entre guerras carlistas y revoluciones; la construcción de un sueño en las indomables montañas que separan Francia y España; y una historia de amor que traspasa todas las barreras. Una novela escrita con el apasionante pulso narrativo de la autora de Palmeras en la nieve.

 

En esta ocasión la autora de “Palmeras en la nieve” y ¨Regreso a tu piel” insiste con una gran historia de amor imposible como hilo conductor para hablarnos de la vida del Valle de Benasque a lo largo de la historia y hacer una exhibición de sus paisajes y hablar de algún personaje histórico del valle.

La trama da comienzo en Madrid donde dos estudiantes del Valle de Albort (inspirado en Valle de Benasque) se ven obligados a huir hacia sus montañas a raíz del inesperado fin de un duelo entre caballeros. El romanticismo de esa época acompaña toda la novela sin ser una novela de amor lánguida ni empalagosa. Este sería un viaje inolvidable donde se sumarían una serie de personajes que acompañan a Attua el protagonista hasta el final de la novela.

Attua es un hombre recto y justo victima de sus principios y de esa educación que le obliga a hacer siempre lo que el momento requiere. Trabajador incansable, capaz de domar sus emociones y sus pasiones por hacer lo que debe en bien de los suyos.

Ésta es en realidad es una novela coral con varios personajes relevantes que comparten protagonismo con el protagonista principal alternando su actuación a medida que discurren los capítulos del libro.

Los personajes femeninos tienen gran fuerza siendo el principal Cristela, el amor imposible de Attua, una mujer con ganas de superación y capacidad de tomar decisiones en la adversidad, capaz de amar hasta el final. Cristela y Attua son fuego en el hielo de sus montañas.

Destaca el papel de Aurore una mujer francesa que viaja sola en tiempos de bandoleros con una capacidad de dejar huella en aquellos que la conocen y un espíritu de ayuda a las mujeres que te hace sentir cercana al personaje. Su temprana descripción de la historia de amor entre Attua y Cristela que describe como “una condena” revela su sagacidad.

Pero si hay un personaje que genere simpatía ese es Shelton. Un autentico romántico enamorado de las cumbres más elevadas del macizo de las Maladetas y de su amada, inspirado en los históricos alpinistas que conquistaron y dieron nombre a algunos de los picos del Pirineo.

Los paisajes que describe con detalle la autora de esta novela van del verde del verano al hielo y la roca de las altas montañas en invierno. Son paisajes propios de los Pirineos en su vertiente Española y Francesa con sus cambios de colores a lo largo del año y la dureza de sus inclemencias climáticas. A destacar la descripción de un maravilloso castillo inspirado en el Chateau de Valmirande que ya deseo conocer. Imagino ya la ruta turística de los escenarios de la novela a lo largo de ambas vertientes de la famosa cordillera.

Valle

Sorprende la facilidad de comunicación del Valle de  Albort (Benasque) con la población francesa de Luchon en aquella época donde las mulas y caballos eran el único método de transporte. Las dificultades de acceso desde el territorio español empujaban a la población a cruzar las cumbres haciendo de la población francesa de Luchon su refugio más cercano. Es una historia de territorios fronterizos. Hoy en día persiste una reivindicación histórica en el Valle de Benasque para unir ambas poblaciones mediante un túnel que se entiende con mayor facilidad dentro de ese histórico trasiego de personas de una vertiente a otra del Pirineo que sin duda todavía reside en la memoria de sus habitantes.

La novela destaca a su vez por la detallada descripción de la situación política, económica y social de mitad del siglo XIX, las Guerras Carlistas, el reinado de Isabel II, Los convulsos cambios en España y Europa de los que no se escapa este pequeño rincón aislado por su casi imposible acceso. La autora no desperdicia ninguna de sus novelas para zambullirse en los conflictos sociales de la época revelando un minucioso trabajo de documentación y una inquietud por los devenires de la política a lo largo de la historia. Todo ello hace que sin ser una novela histórica resulte interesante.

Por otro lado asistimos al nacimiento del movimiento turístico de salud y el establecimiento de la red de balnearios desde Panticosa a Bagneres de Luchon que poco a poco dan lugar al concepto de turismo de placer convirtiendo estas instalaciones en los precursores de nuestros establecimientos hoteleros actuales. No puede ser de más actualidad este tema: turismo y turismo de salud.

Chateau Valmirande, Montrejeau.

Chateau Valmirande, Montrejeau.

En resumen, si quieres pasar unas horas y trasportaros a otro lugar y otro tiempo de la mano de una historia de amor imposible que engancha hasta el final donde desearías no haber acabado con las más de  555 páginas de lectura, esta es tu novela para este verano.

 

Disfruta de tu imaginación conducida por las prodigiosas palabras de Luz Gabás, la autora de este libro. Y luego me cuentas que te ha parecido!

 

PD: Apreciada Luz sigue escribiendo para que siga pensando que una imagen no es mejor que mil palabras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>