El servicio de radiología es uno de los servicios centrales de cualquier hospital, hecho que lleva implícito una alta necesidad de comunicación. Aún así, la evolución de la radiología ha posicionado al radiólogo en un ser oculto en los sótanos que pervive en la oscuridad y cuyo nombre nadie recuerda. ¡Qué paradoja!

En los orígenes de esta especialidad me consta que nada tenía que ver con esta realidad actual. En otras épocas, el clínico acompañaba incluso al paciente a la exploración radiológica y junto con el radiólogo discutía las posibilidades diagnósticas, enriqueciéndose el conocimiento de ambos en beneficio del paciente.

Es hora de cambiar esta realidad por una nueva radiología centrada en el paciente y no en las exploraciones ni en los informes. El radiólogo vive sin ser consciente en una red de comunicaciones compleja con niveles diferentes de información y cada vez con más canales de comunicación que dominar. Todo pasa por cultivar las competencias de comunicación de igual manera que actualizamos nuestros conocimientos día a día! La relación médico paciente puede experimentar en los próximos años un cambio radical de paradigma con pacientes empoderados y activos que requieran de “smartdoctors”, sin duda toda una revolución.

 

Comunicación en el interior del servicio de radiología.

En el interior del servicio de radiología, el radiólogo mantiene una comunicación constante con distintos perfiles profesionales, como son el personal administrativo, los técnicos en diagnóstico por imagen (TSDI), los otros radiólogos del servicio, auxiliares clínicos y enfermería. Todos estos profesionales tienen al paciente como el centro de su red de comunicación manejando distintos niveles de información.

comunication-networksLa agenda de citación es un nivel importante donde los pacientes se citan en función de su prioridad y en función de una serie de parámetros técnicos que dependen en muchas ocasiones de la presencia y criterios del radiólogo especialista en la patología que viene a explorar en paciente.

Otro nivel de información será la Historia clínica del paciente donde se puede acceder a los datos clínicos del paciente. Estos datos de información previa son de vital importancia para el radiólogo que posteriormente informará el estudio del paciente.

El PACS es nuestro archivo de imágenes médicas en un formato de estándar médico llamado DICOM. Esta es una herramienta básica de comunicación en el interior de los servicios de radiología. Podemos ver las imágenes de los estudios en formato digital para informarlo de manera local o remota, comparar con estudios previos o si hace falta con otros estudios relacionados. A través de este sistema podemos permitir que el médico prescriptor y el paciente accedan a sus imágenes también.

Por otro lado está la red de comunicación personal entre los distintos profesionales del servicio. Cuatro niveles de comunicación que entrelazan a todo el servicio con el paciente en el centro. Cuando acudas a un servicio de radiología piensa en toda esas redes de comunicación necesarias para una buena atención. Funcionan engranándose e incorporando los datos para  ti.

 

La comunicación del radiólogo y el médico prescriptor. 

El paciente accede al servicio de radiología referido por un médico prescriptor que en base a los datos clínicos del paciente solicita una exploración. La relación con el médico que refiere al paciente es una relación basada en la confianza y por eso requiere grandes dotes de comunicación. Es importante tener en cuenta las necesidades de quien solicita esa exploración: la medicina primaria (médico de familia), el médico especialista o urgencias. Cada una de ellas con prioridades algo diferentes en cuanto al diagnóstico.

La relación  del radiólogo con el clínico que ha solicitado la exploración se basa en cuatro pilares:

  • La petición del médico: donde aporta datos clínicos y solicita un estudio en base a una sospecha clínica. La mejor manera de encontrar algo es saber que estamos buscando, nos encanta que nos indiquen qué buscar.
  • El informe del radiólogo: es la información más deseada por el clínico o el paciente.
  • Las sesiones clínicas o comités de tumores donde se exponen casos y se discuten las mejores opciones para tratar cada caso.
  • La comunicación individual del médico peticionario y el radiólogo.

De todas estas la comunicación principal del radiólogo con el médico que solicita el estudio es el informe médico. Este informe tiene que ser un ejemplo de buena comunicación, precisa y entendible.  No vale la pena escribir si no nos van a entender. Y como dijo Einstein, si no eres capaz de explicarlo de forma simple quizás  es por qué no lo entiendes suficientemente bien.

albert-einstein

Existen algunas barreras en esta relación que se deben tener en cuenta. La comunicación con el clínico depende en gran manera de si el radiólogo se encuentra en la misma instalación que el médico referidor como ocurre cuando conviven en un mismo hospital o bien forman parte de centros en localizaciones distintas. El radiólogo off-site debe esforzarse para que su comunicación sea fluida salvando las barreras físicas que le separan del médico que solicita la exploración. Las redes sociales y los servicios de mensajería son cada vez más una vía más de contacto entre profesionales.

En el pasado congreso Europeo de radiología de Viena se exponía la ventaja que puede suponer whatsapp en el manejo de una patología compleja y urgente. La encriptación de los mensajes inmediatos y la amplia presencia de usuarios lo posicionan como una herramienta de interconsulta conectando al súper-especialista en una patología sea cual sea horario y su localización. Anteriormente impensable y hoy sencillo, barato y al alcance de cualquiera. Quizás cuando surgió el teléfono en 1876 nadie pensó que sería algo tan imprescindible como lo es hoy en día. Igualmente estas nuevas vías de comunicación habituales en nuestras relaciones personales dejarán de ser algo extraordinario en la relación profesional para formar parte de las herramientas básicas de la comunicación, han llegado para quedarse.

social-media-services

Lo mismo ocurre con las redes sociales de perfil profesional como LinkedIn o Twitter, incluso Instagram o Pinterest. Las RRSS  pueden llevar a contacto colaborativo, formación y discusión de patología entre clínicos y radiólogos. Estas redes favorecen a medio y largo plazo el contacto personal entre estos profesionales y su colaboración mutua en investigación y proyectos. La comunicación personal al fin y al cabo es la que permite transmitir mejor nuestro sentimientos, forma de actuar y genera confianza por lo que tarde o temprano el 2.0 se traslada al 1.0. En el entorno de la sanidad ya se están generando  grupos de trabajo colaborativo con excelente potencial incluyendo la experiencia de paciente como son #proyectoHUCI o #FFPaciente.

¿Tu radiólogo se comunica bien con tu médico? Si es que sí seguro que la atención sanitaria que recibes es de mayor calidad.

 

Comunicación con el paciente.

Esta es la parte más importante para una verdadera revolución en la radiología. El radiólogo ha ido relegando su papel en la atención al paciente a un segundo plano y es hora que participe de forma más directa en esa comunicación. Un diagnóstico puede cambiar la vida de cualquier persona en un simple instante y eso merece una comunicación más personalizada entre el médico radiólogo responsable de ese diagnóstico y el paciente. Este es un camino sin retorno que llena de satisfacción al profesional por su fuerte impacto positivo en el paciente.

El paciente  puede acudir a un servicio de diagnóstico por imagen por tres motivos básicos: un diagnóstico, el seguimiento de una enfermedad o para una exploración preventiva. Cada una de estas situaciones requerirá una comunicación diferente, con tempos diferentes y vías de comunicación diferentes. La medicina personalizada se trata de eso!

Por otro lado sabemos lo que el paciente espera del radiólogo y no debemos olvidarlo:

  • Una respuesta a su problema médico: un diagnóstico es importante.
  • Un trato HUMANO.
  • Que no sea un procedimiento molesto, doloroso o inseguro.
  • Un tiempo rápido en obtener el informe del estudio.

Además de esto el paciente que acude al servicio de radiología tiene necesidad de obtener cierta información:

  • Información práctica como puede ser: ¿Dónde esperar?, ¿dónde está el lavabo?…
  • Información sobre su patología: ¿está roto?, ¿tengo cáncer?…
  • Información sobre el procedimiento: cuanto dura, me han de inyectar contraste…

Parte de esta información merece estar bien definida y estandariza, al alcance de todos los pacientes, en documentos, pagina web… pero otra parte precisa ser personalizada a cada paciente en función de múltiples variables personales como edad, estatus sociocultural,etc. Esta parte personalizada precisa de un matiz llamado EMPATÍA sin el cual difícilmente podremos tener una comunicación efectiva con el paciente.

congreso-experiencia-pacienteLa EXPERIENCIA DE PACIENTE es algo que preocupa cada vez más y ya ha dado lugar a ser motivo de un congreso por si sólo. La voz del paciente ya se escucha hoy en los congresos como se pudo ver en el congreso ESR de Viena y otros. Ellos nos ayudan a determinar que es importante para el paciente algo muchas veces fuera de las prioridades del médico radiólogo.

Es importante fomentar la comunicación de los diagnósticos por parte de los profesionales. Algunos procedimientos como la ecografía donde el paciente tiene delante al radiólogo son una oportunidad de comunicación de resultados que los pacientes agradecen en gran manera. Aprovechar para formar e informar a los pacientes dando visibilidad al profesional del diagnóstico, algo que aporta un valor añadido que no pueda ser sustituido por una máquina. En otras ocasiones como son un diagnóstico relevante o el resultado de una biopsia igualmente merecen ese trato personal donde la opinión del radiólogo no se relegue a un informe.

El informe médico ha sido históricamente una comunicación privada entre el radiólogo y el médico referidor que es quien informaba al paciente. Actualmente, el empoderamiento del paciente y la mejora en transparencia de los sistemas de salud hacen que el paciente acceda a ese informe incluso antes que su médico. En aras de fomentar ese empoderamiento y un mayor papel del paciente en el mantenimiento de su salud los informes deberán ser fácilmente entendibles sin dar lugar a equívocos acercándose a un lenguaje para público no médico.

 

Calidad y buena comunicación.

El impacto de la buena comunicación en la calidad asistencial está ya reconocido.

La comunicación forma parte de la satisfacción del paciente al igual que otros parámetros como son las expectativas del paciente, el control, la capacidad de decisión, el tiempo invertido en el procedimiento, el equipo clínico o la dignidad del paciente. Una buena calidad percibida por el paciente permite una mejor aceptación del diagnóstico y del tratamiento y por tanto mejores resultados.

Pero no sólo se trata de calidad percibida. La comunicación es también importante para garantizar la seguridad de los procedimientos. Un 66% de los errores médicos tienen su origen en una falta de comunicación siendo por tanto un parámetro a tener en cuenta en el control de calidad.

Por todo esto el modelo de radiológo aislado exclusivamente dedicado y preocupado por leer imágenes y escribir informes es un modelo obsoleto. Actualmente el modelo que nos proponen es el del radiólogo “incrustado” alguien dispuesto a compartir experiencia con paciente y resto de su equipo y formar parte del equipo multidisciplinar que trate al paciente. Si es eres paciente te encantará encontrarte con uno de estos profesionales.

Esta claro que un servicio de radiología que aspire a la excelencia debe cultivar sus herramientas y habilidades de comunicación tanto a nivel interno del equipo, hacia el medico solicitante de la prueba y  principalmente y de forma más novedosa con el paciente.

¿Te apuntas a la revolución?

¡Si te ha gustado comparte!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>