radiografia-torax-1949

Hace pocos días nos llegaba un verdadero regalo emocionaluna radiografía fechada en 1949 de la clínica de mi abuelo: Dr. Fernando Manchón, entonces clínica de radiología Modolell y Manchón.

El regalo en concreto es una radiografía de tórax de hace exactamente 68 años!! Resulta que un conocido la encontró haciendo limpieza en su casa y nos hizo llegar este gran tesoro.

La presentación con la que se acompañaba la radiografía enseguida llamó mi atención. Venía curiosamente encuadernada con unas tapas de color granate y un precioso logo modernista diseñado por mi abuelo que era un artista además de galeno.

Aunque quizás, lo más sorprendente de todo es que la radiografía estaba impresa en papel, algo impensable hace apenas unas décadas aunque habitual a día de hoy.

Un poco de historia

La radiología nació a finales del siglo XIX y utilizaba como soporte una película fotográfica. La evolución permitió pasar del cristal a un soporte más resistente hasta llegar a la imagen que todos conocemos. La emulsión de sales de plata permitía la impresión de la imagen generada gracias a la energía obtenida de los rayos X. A partir de los años 60, pasó a tener un soporte de poliéster, caracterizada por su visualización mediante una lámpara llamada negatoscopio.

negatoscopio

La radiografía del año 1949 que hemos recuperado pertenece a una época donde la película acrílica era de un alto precio y difícil acceso en una España con un gran aislamiento comercial respecto al resto de Europa, me cuenta mi padre el Dr. Antonio Manchón, que por aquel entonces, apenas tenía doce años. Me explica que recuerda de esa época la máquina de esmaltado de las fotografías, un proceso que mediante calor protegía la imagen fotográfica. Este proceso ha preservado la calidad de la imagen de forma espectacular.

revelado-antiguo-Durante años el revelado manual en el cuarto oscuro formaba parte de los servicios de radiología de forma similar al revelado de los negativos de la fotografía. Líquidos en cubetas diferentes y una zona de secado donde las radiografías permanecían tendidas hasta su secado. Posteriormente un rotulado a mano por parte de aquellos primeros técnicos en radiodiagnóstico que ponían el nombre del paciente sobre la radiografía.

Posteriormente en los años 80 llegaron las máquinas de revelado automático que automatizaban el proceso. Una enorme máquina que a modo de cajero automático se tragaba el chasis que contenía la película y en su interior lo abría en la oscuridad, revelaba la película gracias a unas grandes cubetas de líquidos acopladas a la máquina, volvía a rellenar el chasis con una nueva película virgen lista para un nuevo uso expulsando por otra parte la radiografía impresa y rotulada. El olor a líquidos de revelar era el aroma típico de los servicios de radiología. ¡Habían desaparecido los cuartos oscuros!

En los años 90 aparecieron las primeras máquinas láser que mediante calor impresionaban la placa de acetato cubierta de una emulsión. Abandonamos los líquidos y pasa a ser una impresión en seco. Las primeras máquinas inmensas redujeron tamaño hasta llegar a ser máquinas muy compactas y rápidas. Realmente un avance.impresion-radiografia-siglo-XXI

A principios de este siglo se generalizaba el uso de la radiografía digitalizada y la radiología digital, los fotones que resultan del intercambio de energía de los rayos X con nuestro cuerpo son leídos por un detector o un soporte capaz de transformarlo en una señal eléctrica que un ordenador será capaz de transformar en una imagen digital. Esta es la forma actual de obtener las radiografías que nos permite almacenarlas, retocarlas, imprimirlas en el soporte deseado o simplemente visualizarlo en formato digital en una pantalla o enviarlas a través de la red.

radiografia-torax-digital

En la última década se han ido eliminando los soportes de placas de radiografías en relación a su elevado precio y contaminación medioambiental. A modo de sustitución en nuestro ámbito de servicio externo de radiología aparecía un nuevo formato de entrega a los pacientes que seguro que muchos conoceréis. En los servicios de radiología aparecieron pequeñas máquinas Offset de alta calidad de impresión que unidos a un pequeño software permiten imprimir pequeños folletos de papel donde se incluyen las imágenes y el informe del radiólogo. Este formato no es más que aquello que ya entregaba mi abuelo hace casi 70 años, el mundo cambia a veces para volver a soluciones ya usadas y esta es una de ellas.

impresion-radiografia-s-XX1

Como habéis podido ver el mundo de la radiología es un mundo en constante transformación tecnológica no sólo en los equipos de diagnóstico que maneja sino en toda los procesos que lo acompañan. El profesional del diagnóstico por imagen debe ser una persona con alta capacidad tecnológica y de adaptación constante de lo contrario su vida es una constante salida de su zona de confort.

Para quien quiera tener más conocimientos técnicos esta es una magnífica presentación sobre la película de radiografía y el revelado de la imagen latente que he encontrado por la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>