Una de las preguntas más habituales en la consulta de mama es en relación a la nutrición durante el tratamiento del cáncer de mama. En el pasado, este ha sido un aspecto quizás olvidado pero de gran importancia en la actualidad.

Los tratamientos del cáncer de mama comportan unos efectos secundarios que pueden abordase desde una nutrición adecuada (diarrea, estreñimiento, cálculos renales..). Es momento de revisar la dieta y valorar nuestra alimentación. Recuerda que el cáncer es una experiencia que permite replantear muchas cosas en la vida y la alimentación es una de ellas.

Por otro lado una de las consecuencias del cáncer en un 50% de los casos es la desnutrición, la pérdida de peso es un síntoma habitual en el cáncer. Dado que el estado nutricional y la inmunidad están estrechamente relacionados, es importante que cuidemos nuestra alimentación para no sufrir un flaqueo de nuestro sistema inmunológico.

El estado hormonal que sucede a un tratamiento de cáncer de mama, ya sea por una menopausia precoz o por el tratamiento con hormonoterapia también puede comportar cambios en la masa corporal que requieran de la ayuda de un nutricionista experto.Vanesa cabrejo

Mi consejo es ponerse en manos de un nutricionista y por eso hoy he pedido ayuda a Vanesa Cabrejo nuestra nutricionista en Ánima Health Coaching.
Vanesa Cabrejo  hace unas semanas impartía un taller representando a Ánima Health Coaching en el Hospital Vall d’Hebron  en el que explicaba la importancia de cuidar la nutrición durante el tratamiento y post-tratamiento del cáncer.

 

Dietas sin evidencia científica

Recientemente algunas dietas han llegado a ofrecer curación del cáncer siendo esto un peligro para personas que llegan a abandonar el tratamiento oncológico. Ya os advertía de ese peligro en mi post de medicinas alternativas. Es importante saber que las dietas a día de hoy no pueden curar por si solas el cáncer.

En su charla Vanesa presentaba todos los déficits nutricionales que pueden ocasionar y poner en peligro la vida del paciente.

Vanesa Cabrejo propone desconfiar de dietas basadas en testimonios personales únicos, promesas de curación para muchas enfermedades distintas, terapias que antepongan lo natural contra lo químico, terapeutas que hablen de conspiración de la industria farmacéutica o dietas que eliminen grupos de alimentos.

Estoy segura que la nutrición es una parte de la medicina que deberemos explorar a fondo y pueden dar lugar a nuevas evidencias pero siempre de la mano de aquellos que más conocen las enfermedades que son los médicos. Explorar de forma aislada el efecto de una determinada dieta obviando la fisiopatología de las enfermedades y el efecto de los fármacos implicados en su tratamiento es tarea inútil. Nutricionistas y médicos tienen un gran futuro por delante con mucha necesidad de investigación de forma conjunta.

La investigación sufragada por la industria farmacéutica debe dar paso a una investigación financiada de forma neutra que busque nuevas evidencias entorno a estilos de vida y alimentación y su efecto en la salud.

 

Nutrición y prevención del cáncer

Los oncólogos correlacionan hasta un 40% de los casos con el estilo de vida que llevamos: el tabaco es el factor con más importancia pero el sobrepeso, el alcohol, la exposición al sol,el sedentarismo así como algunas infecciones son también causas demostradas que podemos prevenir.

Recientemente la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria presentaba una nueva pirámide de la alimentación saludable donde en la base podemos encontrar además de los alimentos el ejercicio físico diario, el equilibrio emocional, las técnicas culinarias saludables y la hidratación adecuada con la ingesta de 4-8 vasos de agua diarios.

La recomendación es de una dieta variada rica en fibra, fruta y verdura, pescado, huevos  y lácteos y consumo ocasional de carne roja y embutidos procesados y alimentos ricos en azúcar además del alcohol.
piramide-nutricional

En cuanto a la prevención del cáncer de mama el sobrepeso y la obesidad son algunos de los factores con más fuerte evidencia como factor de riesgo. La dieta rica en grasa y la obesidad pueden ser el nuevo tabaco que esté causando una epidemia de enfermedades como la diabetes o el cáncer.

Hay estudios de evidencia sobre la menor predisposición al cáncer de mama y la dieta rica en fibra ya en adolescencia, lo que nos hace pensar que la prevención en la dieta es beneficiosa desde mucho antes de que el cáncer se inicie.

Otros estudios han explorado por qué el sobrepeso o la obesidad pueden aumentar el riesgo y desarrollo del cáncer en la menopausia. Los posibles motivos por los que la obesidad está relacionada con el cáncer incluyen los siguientes:

  • Aumento de los niveles de insulina y del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (Insulin growth factor-1, IGF-1), lo que puede contribuir para que algunos tipos de cáncer se produzcan.
  • Inflamación crónica de nivel bajo, la cual es más frecuente en las personas con obesidad y la cual se encuentra relacionada con un aumento en el riesgo de cáncer.
  • Cantidades más elevadas de estrógenos producidas por el tejido graso, lo que puede desencadenar el crecimiento de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama o de endometrio.
  • Las células grasas también pueden afectar los procesos que regulan el crecimiento de las células cancerosas.

La Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC) y la World Cancer Research Fund (WCRF) sugieren que existe evidencia convincente de la relación entre obesidad y neoplasias de: Esófago (adenocarcinoma), páncreas, cáncer colo-rectal, cáncer de mama en postmenopáusicas, endometrio, renal, y probablemente cáncer de vesícula. Igualmente el ejercicio físico diario ha demostrado ser un factor protector del cáncer mama y para mejorar la calidad de vida en las pacientes de cáncer de mama y evitar su recaída. 

 

Come limpio

La industrialización de la alimentación ha permitido una abundancia de alimentos y abaratamiento de los alimentos que seguro que ha disminuido los niveles de desnutrición en el mundo. A cambio esta industrialización  ha trastocado nuestra dieta mediterránea una dieta que ha demostrado igualmente ser una dieta protectora para el cáncer de mama y en general para la mejora de nuestra salud.

dieta.mediterrania

Además de eso, los alimentos ya no vienen de lugares cercanos, consumimos frutas y verduras de otros continentes que viajan por tierra mar y aire perdiendo sus vitaminas y elementos nutricionales de alta calidad.

La comida procesada precisa de aditivos y conservantes que consumidos de forma reiterada suponen un empeoramiento de nuestra salud.

Es hora de comer limpio, evitando alimentos post procesados y consumiendo alimentos de proximidad .

La recomendación de incluir alimentos con capacidad antioxidativa natural es una nueva tendencia y nuestra nutricionista Vanesa Cabrejo recomendaba en su taller algunos de ellos. Os dejo aquí algunas de sus diapositivas que agrupan ciertos compuestos responsables de ese efecto antioxidantes de los alimentos. El poder de ciertos alimentos en mejorar nuestra salud no debemos obviarlo para nuestra dieta.
piramide-nutricionalA

piramide-nutricionalB

Vida sana y equilibrio emocional.

Si os habéis fijado en la nueva pirámide nutricional saludable, es una novedad que en la recomendación de hábitos saludables se incluya el equilibrio emocional. El estilo de vida actual incluye un elevado nivel de estrés y ninguno de nosotros estamos exentos de vivir grandes dramas en nuestras vidas. La manera como nos afecta a nuestro estado emocional si que es diferente y tener herramientas para afrontar esos momentos seguro que supone un desequilibrio que afecte a nuestras células.

El cáncer no es más que una respuesta anómala a un fallo en la reproducción celular. Este fallo muchas veces está condicionado por esa inflamación de baja intensidad de forma reiterada y continua sobre nuestras células que os comentaba. El estrés se manifiesta físicamente incluso con cambios hormonales pero la capacidad de adaptarnos a esas situaciones y reequilibrar nuestras emociones seguro que pueden modular ese factor negativo sobre nuestra salud.

Para terminar sólo recomendaros cuidar vuestra salud a través de mejorar vuestro estilo de vida y en caso de padecer un cáncer desde luego utilizar el asesoramiento de profesionales de la nutrición que puedan trabajar coordinados con vuestro oncólogo de manera que mejoren vuestra calidad de vida y los resultados de los tratamiento. Rechazar cualquier dieta restrictiva y que no contemple el tratamiento oncológico reglado que a día de hoy es el único que garantiza ciertos niveles de curación.

Os dejo unos consejos de la Sociedad Española de Oncología Médica respecto a dieta y ejercicio en pacientes de cáncer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>