Acudir a la cita de una mamografía es sencillo pero seguro que te gustará conocer anticipadamente como se desarrolla la prueba.

Como prepararse

Cuando acudir. La realización de una mamografía no requiere de ninguna preparación especial aunque la mejor semana para acudir es la posterior a tu menstruación.  Evita acudir la semana anterior a tu menstruación, es un período en el que la exploración puede resultar más dolorosa.

¿Qué ropa llevar? Recomendamos llevar falda o pantalones, ten en cuenta que vas a necesitar desnudarte de cintura para arriba.   Antes de la realización de la mamografía también deberás quitarte todos los objetos metálicos en el tronco superior, como joyas o piercings.

Es muy importante en los controles posteriores aportar las mamografías y otras pruebas mamarias anteriores para comparar. Poder comparar con estudios previos mejora la calidad del estudio y al fin y al cabo la que más se beneficia eres tú. ¡No sabes la de veces que las pacientes nos responden que han perdido o tirado la mamografía anterior en una mudanza! Lo llamamos escusa nº1. 🙂

Pregunta a tu familia si existen antecedentes familiares de cáncer de mama y ovario. Esta información puede ser importante para determinar si sería conveniente realizar  otros controles además de la mamografía.

 

El momento de la mamografía

En la sala de mamografía te vas a encontrar al/la técnico de radiodiagnóstico: profesional responsable de obtener las imágenes. Debes explicarle cualquier síntoma o signo que te preocupe para que lo transmita al médico especialista en radiología que será quien valore las imágenes.

Igualmente debes informarle de antecedentes familiares, tratamientos o enfermedades previas o si has seguido algún tipo de tratamiento hormonal previo. Es importante la comunicación con el técnico. Confía en él o ella, seguro que te ayuda.

Es normal que estés nerviosa por la situación, pero seguro que el técnico sin duda te ayudará a relajarte.

El equipo

El equipo de mamografía consiste en un tubo de RX y una plataforma donde colocar la mama con una pala de compresión que aplastará tu pecho y lo fijará. De esta manera la imagen quedará fija y con la menor radiación posible para una mayor resolución de imagen.

Es una situación molesta que en ocasiones puede ser algo dolorosa pero que apenas dura unos segundos. Es importante que relajes la musculatura pectoral para evitar las molestias. Los equipos actuales están diseñados para ser más confortables además de mejorar la calidad de la imagen. En el caso de llevar implantes mamarios los técnicos realizaran un protocolo especial para desplazar los implantes y obtener las imágenes adecuadas para un correcto diagnóstico.

Los resultados

Una vez obtenidas las imágenes, son valoradas por el médico radiólogo experto en mama que decidirá si hay que complementar o no el estudio con una ecografía o practicar una biopsia.

En caso de necesitar completar el estudio no te asustes, de cada 1.000 mamografías necesitamos completar el estudio en 100 de ellos y de esas sólo 2 mujeres tendrán un cáncer de mama.

En algunos entornos es frecuente complementar el estudio con ecografía, por ejemplo en el caso de mamas densas para aumentar la tasa de detección de la mamografía.

Sabemos que el hecho de rellamar a la mujer para completar el estudio  genera cierto temor o ansiedad y es por eso que lo deseable es utilizar un protocolo de acto único donde mamografía y ecografía se realizan en una misma cita. 

Finalmente comentar que el radiólogo que ha informado el estudio es quien mejor te puede explicar los hallazgos, no dudes en preguntarle todas las preguntas que te puedan surgir.

 

0.00 - 0 Votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>