Ahora que en las redes sociales proliferan las imágenes de Pokemons en la salas de radiología, recuerdo a un visitante muy especial que recibíamos hace unos cuatro años en nuestras instalaciones.

En verano de 2012 recibimos una petición desde EEUU para escanear una momia de pequeño tamaño. Aunque estamos acostumbrados a escanear objetos de arte para su estudio o restauración e incluso algún fósil de dinosaurio, este era un caso curioso.

En septiembre de ese mismo año, recibimos en nuestro centro de Av. Tibidabo a un grupo de científicos americanos que portaban una pequeña momia de apenas 15 cm. La momia procedía del desierto de Atacama en Chile.

El grupo, liderado por el Dr. Greer, se dedica a la búsqueda y demostración de la existencia de extraterrestres. El propósito de su estudio era demostrar que la momia podía corresponder a un ser extraterrestre. Podéis imaginaros la excitación y el escepticismo de nuestro equipo. ¡¡Un alienígena en nuestro escáner!!

Momia1

A simple vista la pequeña momia, que usaba una funda similar a las de una gafas para su transporte, parecía demasiado perfecta para ser real. Su tamaño podía ser el de un feto pero la morfología y posición no tenían nada que ver. Recuerdo la sensación de parecer un pequeño muñeco de plástico.

Las primeras radiografías ya revelaban un esqueleto óseo similar a la de cualquier humano.

Momia2

Al pasar a la sala del escáner y colocarlo en su interior, parecía todavía más minúsculo. En pocos segundos obteníamos una serie de imágenes que revelaban la presencia de órganos internos como pulmones y corazón. ¡La osificación de los huesos no parecía corresponder a un feto! ¿Un ser humano de tamaño miniatura?

Para la delegación de científicos  que acompañaban a ATA (el nombre de la momia) era un momento de gran emoción!! Tomaron imágenes del momento y se llevaron imágenes del escáner y la radiografía. Nos explicaron que estaban produciendo una película que explicaría el final de su investigación.

Meses más tarde nos llego la información de la publicación de la película “Sirius” y algún tiempo después incluso creo que las imágenes de la expedición a nuestro centro pudieron verse en la televisión.

Según la información publicada en la red, un análisis de ADN realizado en la Universidad de Standford reveló presencia de ADN humano.

“El misterio persiste por la inconsistencia de un ser de apenas 15 cm con esqueleto de un niño pero no de un feto”, concluye el informe del Dr. Nolan de la Universidad de Standford.

Para nosotros fue toda una novedad participar en una investigación así.  Todos los que estuvimos presentes lo recordamos bien. ¡Ata siempre será nuestra momia favorita!

0.00 - 0 Votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>