¿Sabías que los hombres también tienen tejido mamario? En el caso de la mama masculina el escaso estímulo hormonal hace que la glándula mamaria se encuentre poco desarrollada. Sólo el efecto de determinados tratamientos farmacológicos u hormonales puede provocar el desarrollo de una mama más visible en un hombre.

El cáncer de mama afecta a una de cada ocho mujeres a lo largo de su vida y es por eso que vale la pena tener programas de detección precoz que permitan, además de disminuir la mortalidad, mejorar la calidad de vida de las pacientes supervivientes.

Afortunadamente para nuestros compañeros varones, el cáncer de mama es una enfermedad minoritaria. Sólo uno de cada 1.000 varones padecerá un cáncer de mama en algún momento de su vida, una enfermedad minoritaria incluso en nuestra Unidad de mama. De cualquier manera, vale la pena estar atentos para detectarla a tiempo. La anatomía masculina permite, si se está atento, detectar lesiones muy pequeñas. El último caso que detectamos la lesión tenía escasamente 7-8 mm. Se trataba de un varón de 58 años con antecedentes familiares de cáncer de mama en la familia. Llegamos al diagnóstico rápidamente mediante una biopsia por ecografía.

¿Cómo podemos diagnosticarlo?

Igual que en la mujer, una mamografía, una ecografía y una biopsia nos llevarán al diagnóstico. Lo más habitual es que la sospecha se desencadene frente un bulto palpable alrededor del pezón pero, igual que pasa en la mujer, pueden ser debido a otros signos como la retracción del pezón o de la piel. La edad de presentación más frecuente es a partir de los 60 años.

Factores de riesgo

Como ocurrió en nuestro último paciente, una historia familiar con antecedentes de cáncer de mama es un factor de riesgo pues existe una mutación genética familiar, el BRCA2, que eleva el riesgo de padecer cáncer de mama en los varones de familia y es por eso que deben extremarse los controles preventivos en los portadores de esta mutación.

Igualmente, en pacientes varones diagnosticados de cáncer de mama, deberá descartarse esta mutación en el resto de la familia para poder  hacer una prevención efectiva en sus descendientes más directos. Otros factores de riesgo son:

  • Estar expuesto a elevados niveles de estrógenos como puede ocurrir en la cirrosis hepática o en algunas enfermedades como el síndrome de Klinefelter.
  • Haber estado expuesto a radiación por un tratamiento previo de radioterapia sobre todo si se ha realizado en la juventud es también un factor de riesgo.

Tratamiento y pronóstico

El tratamiento es similar al del cáncer de mama en la mujer: cirugía, quimioterapia, hormonoterapia y radioterapia son los procedimientos utilizados. El pronóstico es igualmente similar al de la mujer en similares estadios. En el varón es frecuente que se demore la consulta con el médico y eso empeora su pronóstico por detectarse en estadios más avanzados. Es importante ante cualquier cambio en la mama consultar a un especialista.

En el caso de familias portadoras de la mutación BRCA2 o donde existan muchos casos de cáncer de mama, es importante que los varones se controlen activamente.

Manchón

0.00 - 0 Votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>