La moda de nuevos “días de” no cesa y ayer tocaba el Blue Monday. Por lo visto el día más deprimente del año. No estaba dispuesta a que me afectase, había trabajado bien mi estado de ánimo durante el fin de semana. Un poco de ejercicio y mucho aire libre con frío y viento habían conseguido limpiar bien mi cabeza  de pensamientos negativos. Me disponía a disfrutar de mi Blue Monday particular.

En la consulta, la auxiliar me avanza el siguiente caso mientras acabo con las tareas de impresión del informe del último paciente. Me comunica que la siguiente paciente viene muerta de miedo, apenas había podido dormir la pasada noche.

Al entrar en la sala de exploración, la saludo y le pregunto si ya le han informado de en qué consiste la prueba que le voy a practicar. Además de las exploraciones de mama, me encargo de otras áreas que requieran intervencionismo guiado por imagen como, una punción. Mi paciente venía para practicarse una artroresonancia magnética de cadera. Es una prueba en la que inyectamos líquido de contraste en la articulación de la cadera con el objetivo de que en la  posterior resonancia magnética podamos ver las pequeñas estructuras que conforman la articulación.

Mi paciente tiene miedo, mucho miedo. Me comenta que no ha podido dormir en toda la noche, sabe que le voy a inyectar contraste y ha leído en Internet que DUELE MUCHO!

¡Acabáramos con el insomnio! Lo ha leído en Internet.

La tranquilizo asegurándole que no duele. Molesta el pinchazo pero es soportable. Intento relajarla con algún pequeño ejercicio y pasamos a la acción. La auxiliar me acerca la aguja y ¡zas!, en escasos segundos el contraste está en la articulación.

Al acabar y sacar la aguja, le pregunto si le ha molestado y me dice: ¡¡No me ha dolido nada!! ¡Voy a escribirlo en Internet!  Le contesto: ¡Escriba, por favor, escriba! Acabamos con una gran sonrisa de las dos. Qué malo es leer en Internet y no saber diferenciar la información correcta.

El dolor es una experiencia muy subjetiva y en Internet puedes encontrar la opinión de una persona con una única experiencia. Cuando practicas cientos o miles de punciones a diferentes personas puedes hacerte una idea de lo que es doloroso o de lo que no lo es. El estado emocional tiene mucho que ver y a veces me permite prever a quien le dolerá más. Es por eso que dedicar unos minutos para relajar a los pacientes ayuda a reducir la percepción de dolor.

Y aquí me tenéis, también escribiendo para que quien lo encuentre no pierda la noche sin dormir. La artroresonancia no duele, es molesto pero no doloroso.

Y hasta aquí la historia de mi Blue Monday ¡superado sin depresión!

Os dejo la foto y dedicatoria  para el #Blue Monday de Scott Kelly, astronauta en la estación espacial internacional en su año en el espacio.

 BlueMondayScottKelly

0.00 - 0 Votos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>