Mindfullness es la palabra de moda que promete calmar nuestra vida. En el cáncer de mama ya se está aplicando a muchos pacientes con éxito  pero también en nuestra vida cotidiana puede ser una técnica importante para combatir el desenfreno y el vertiginoso ritmo de vida que muchos de nosotros llevamos en nuestro día a día. 

Septiembre concretamente es un momento de impase, de vuelta a la aceleración del trabajo, las escuelas o los estudios después de las vacaciones y, a la vez, es el inicio de muchos buenos propósitos.

En resumen, el Mindfullness puede ser una buena idea para empezar este curso.

Hoy he invitado a escribir en mi blog a Ariadna Torres, psicooncóloga y experta en Mindfullness para que nos explique en que consiste.

Ariadna Torres, psicooncóloga y experta en Mindfullness de Ánima Healthcoaching.

Como bien indica la doctora Pilar Manchón, el Mindfulness o atención plena es una capacidad innata de la mente para ser consciente del momento presente sin juzgarlo, que se puede desarrollar a través de entrenamiento utilizando prácticas específicas. Nos permite acceder a los recursos internos para no ser vulnerables y hacer frente con eficacia a la tensión, el problema y la enfermedad.

Voy a explicar más concretamente en que se basa y sobretodo consejos para que podáis aprender a aplicar esta técnica en vuestro día a día, tanto dentro del proceso oncológico como en la vida cuotidiana.

Plena consciencia de nosotros mismos

¿Cuántas veces hemos estado en una reunión y no nos hemos enterado de nada por tener la cabeza llena de pensamientos y preocupaciones? ¿Cuántas veces hemos planificado el día mentalmente de todo lo que debemos hacer? ¿Cuántas veces hemos quedado con gente querida y te ha dado la sensación de no haber aprovechado al máximo ni haber disfrutado en ese momento? ¿Cuántas veces anticipamos situaciones que no controlamos, por el miedo y la incertidumbre que desencadena? ¿Cuántas veces anticipamos el miedo a las pruebas y controles médicos?

Incluso, cuántos son los momentos no lo suficientemente aprovechados de disfrutar con la pareja, con amigos, con la familia, con tus mascotas, comiendo… ¡Seguramente muchos! Pero… ¿Cuántas veces has quedado contigo mismo, en el momento presente? Probablemente no tantas como las que crees.

Dedicar un tiempo y espacio para nosotros mismos es importantísimo. Se trata de conocernos más y conectar con nuestro interior, de tomar conciencia de nosotros mismos.

Algo tan fácil como es la aceptación de cómo somos y quér hacemos en cada momento. Y es que, aunque no lo parezca, funcionamos con piloto automático, costumbres y acciones inconscientes.

Por ejemplo: ¿Cuándo fue la última vez que notaste las gotas de agua caer una a una sobre tu cuerpo durante una lluvia? ¿Cuándo fue la última vez que comiste con conciencia plena y te diste cuenta de sabores que te teletransportaban a recuerdos mágicos de tu infancia? Nos perdemos muchos momentos, por las prisas, por el estrés: tenemos que poner STOP.

 

¿Cómo podemos aplicar el Mindfulness?

  1. Parar y tomar consciencia de aquéllo que te angustia y te preocupa

Al igual que ocurre con nuestras reacciones físicas inconscientes, en nuestra mente también existe una parte inconsciente donde se producen este tipo de pensamientos que, si nosotros mismos no nos proponemos detectarlos, seguirán allí sin apenas saberlo. Son las preocupaciones, inquietudes, miedos, etc., que requieren de una respuesta. Entonces te preguntarás, ¿Y cómo puedo detectarlos? Es muy simple: PARA Y TOMA CONCIENCIA. Para y hazte preguntas. Para y habla contigo: ¿Qué me ocurre?, ¿Me angustia algo?,  ¿Me siento feliz con lo que hago?

  1. Plantear soluciones positivas

El siguiente paso es buscar una solución a lo que no nos gusta, así que vamos a contraatacar con un pensamiento y refuerzo positivo, actuando para cambiar la situación y poniendo en práctica técnicas específicas.

  1. Valorar aquello que nos hace feliz y que queremos mantener en nuestra vida

A su vez, también hay que valorar todo aquello que nos hace feliz, aprenderemos a HABLARNOS A NOSOTROS MISMOS, las cosas que nos gustan y que no queremos cambiar. Hablar con uno mismo no es sólo para detectar lo negativo, sino que también para ser consciente de todo aquello que nos hace fluir. Existen muchas técnicas de relajación y mindfulness para favorecer el clima de conversación con uno mismo. Sin embargo, cada persona debe encontrar cuáles son las herramientas y escenarios que más le ayudan. Una cita contigo no es sólo hablar con tu interior, para escucharte y buscar respuestas, sino que también es tiempo para dedicarte a ti mismo o misma. Continuamente regalamos nuestro tiempo a los demás, nos desvivimos por ellos, pero ya es hora de regalarnos una pizca de tiempo sólo para nosotros mismos. Un paseo en solitario, ponerse los auriculares y cerrar los ojos para escuchar esa canción que tantos nos gusta, cantar bajo la ducha, etc.

En Anima Health Coaching, ofrecemos talleres y cursos donde nos centramos en el conocimiento de la mente y el cuerpo, el control que podemos tener de las mismas, mediante la aceptación.

Recuerda: ¡Tienes una cita! No te des plantón.

Ariadna Torres García
Psicooncóloga – Psicóloga sanitaria especializada en Mindfulness
Colegiada 19406
0.00 - 0 Votos
  1. ALICIA GARCÍA ALIS says:

    Tiene toda la razón en su comentario Ariadna,hay que poner un Stop, para nosotros para así conocernos a nosotros mismos y a la vez conseguiremos que la vida pueda fluir mucho mejor y más a nuestras propias necesidades tal vez así logremos hacernos ” traje a nuestra medida”.Genial Ariadna !!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>