Imagen sintetizada 2D obtenida de una reconstrucción de la imagen 3D de Tomosintesis

Imagen sintetizada 2D obtenida de una reconstrucción de la imagen 3D de Tomosintesis

La Diada de Sant Jordi és una jornada especial on, tot i ser un dia laborable, ningú vol deixar de gaudir al carrer.

Avui havia pensat parlar d’un tema molt més seriós que deixaré per una altra ocasió perquè no m’he pogut resistir a comentar una de les millors festes que vivim a la ciutat de Barcelona.

Aquest matí, per casualitat, una visita de treball a un dels nostres centres m’ha portat al centre de la ciutat, al bulliciós cor de la Diada de Sant Jordi. La gent a mig matí ja s’amuntegava a les parades dels llibres i proliferava la venda de roses ambulants. La ciutat feia olor de roses o almenys m’ho semblava, segur que la meva imaginació m’ha ajudat. La meva visita llampec d’aquest matí ha estat un bon entrant del que més tard podré tastar.

La grandesa d’aquesta festa és el costum de celebrar regalant a la persona que volem una cosa tan preuat com una rosa o un llibre i, si té sort, les dues coses alhora. És un petit detall que de vegades passa inadvertit, però més enllà d’un gran dia literari o de la rosa és la major manifestació conjunta d’amor que conec.

A Barcelona sol coincidir amb un bon dia de primavera d’aquests que conviden a passejar per la ciutat després del fosc hivern i abans dels aclaparaments de l’estiu. A partir del migdia el centre de la ciutat és un formiguer de persones amb un llibre o una rosa a la mà i molts amb la seva parella a l’altra. Realment és un espectacle que ningú s’hauria de perdre en la seva vida.

Últimament les roses digitals ens arriben a dotzenes per whattsup des de primera hora del matí però la millor sempre ens arriba d’aquella persona que ens ha robat el cor. Per descomptat, la meva rosa preferida no em falla mai.

Regalar un llibre és alhora una bona oportunitat per fomentar la lectura. Aquesta festa és al cor dels catalans des de la seva infància pel que igualment és la festa de la cultura. Per a mi és un dia de passejar i escollir quina serà la meva pròxima lectura. A vegades, com em va passar l’any passat, pots tenir la sort de comprar un llibre i que te’l dediqui l’autor.

Amb tot aquest context, avui decididament, no parlaré de medicina ni de malalties.

Feliç Dia de Sant Jordi, feliç dia de l’amor!


 

 

Sant Jordi es un día para vivirlo en la calle

Sant Jordi es una jornada especial donde, a pesar de ser un día laborable, nadie quiere dejar de disfrutarlo en la calle.

Había pensado hablar hoy de un tema mucho más serio que dejaré para otra ocasión pero no me he podido resistir a hablar de una de las mejores fiestas que vivimos en la ciudad de Barcelona.

Esta mañana por casualidad, una visita de trabajo a uno de nuestros centros me ha llevado al centro de la ciudad, al cogollo de la Diada de Sant Jordi. La gente a media mañana ya se agolpaba en las paradas de los libros y proliferaba la venta de rosas ambulantes. La ciudad olía a rosas o al menos me lo parecía, seguro que mi imaginación me ha ayudado. Mi visita relámpago de esta mañana ha sido una buena  tapa de lo que más tarde podré degustar.

La grandeza de esta fiesta es la costumbre de celebrarla regalando a la persona que queremos algo tan preciado como una rosa o un libro y, si tiene suerte, las dos cosas a la vez. Es un pequeño detalle que a veces pasa inadvertido, pero más allá de un gran día literario o de la rosa es la mayor manifestación conjunta de amor que conozco.

En Barcelona suele coincidir con un buen día de primavera de esos que invitan a pasear por la ciudad después del oscuro invierno y antes de los agobios del verano. A partir del medio día el centro de la ciudad es un hormiguero de personas con un libro o una rosa en la mano y muchos con su pareja en la otra. Realmente es un espectáculo que nadie debería perderse en su vida.

Últimamente las rosas digitales nos llegan a docenas por whattsup desde primera hora de la mañana pero la mejor siempre nos llega de esa persona que nos tiene robado el corazón. Desde luego  mi rosa favorita no me falla nunca.

Regalar un libro es a la vez una buena oportunidad para fomentar la lectura. Esta fiesta está en el corazón de los catalanes desde su infancia por lo que igualmente es la fiesta de la cultura. Para mí es un día de pasear y escoger cual será mi próxima lectura. A veces, como me ocurrió el año pasado, puedes tener la suerte de comprar un libro y que te lo dedique el autor.

Con todo este contexto, hoy decididamente,  no voy a hablar de medicina ni de enfermedad.

¡Feliz Día de Sant Jordi, feliz día del amor!

0.00 - 0 Votos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>