La imagen molecular y los biomarcadores.

En los últimos días varias de mis pacientes han quedado sorprendidas por la Resonancia Magnética de mama. Su potencial diagnóstico es muy importante y supera a la mamografía y a la ecografía gracias a que no es una técnica de imagen simplemente morfológica.

Voy a intentar explicaros que datos nos aporta esta técnica de manera que se pueda entender su gran potencial diagnóstico y como evoluciona nuestra especialidad.

La mamografía y la ecografía valoran las lesiones por su forma, contornos y capacidad de traspasar los rayos X o los ultrasonidos. Usan criterios básicamente morfológicos y físicos.

En el caso de la resonancia magnética tenemos los criterios morfológicos (de forma y contornos) igualmente pero, además, se añaden otros que puede aportar esta técnica. Cuando inyectamos contraste endovenoso,  al cabo de unos minutos podemos obtener información biológica del tumor. Esta está relacionada con su capacidad de neoangiogénesis, es decir, con la capacidad de crear nuevos vasos sanguíneos que aporten nutrientes al tumor para crecer y que están relacionados con su grado de agresividad.

Tumor

Durante la resonancia magnética obtenemos otros  tipos de imágenes que nos informan de cómo se mueven las moléculas de agua entre las células del tumor. Esta información, impensable de obtener hace unos años, nos ayuda a considerar benigno a maligno un tumor. Los tumores más agresivos y malignos tiene muy empaquetadas sus células y las moléculas de agua no se difunden con  facilidad por el tumor. La espectroscopía puede llegar a medir la presencia de ciertos metabolitos en los tejidos. Es lo que llamamos imagen molecular. Todas estas medidas se pueden medir y cuantificar.

Mapa de difusión e imagen morfológica por RM

¿Qué beneficio tienen estos datos para los pacientes?

Los biomarcadores que obtenemos en estas técnicas son el futuro de la medicina personalizada ya que permiten adecuar el tratamiento de las enfermedades a cada caso. No existen enfermedades iguales en cada paciente y la respuesta al tratamiento puede ser muy diferente, los biomarcadores nos ayudan a personalizar el tratamiento. Por todo esto, la resonancia magnética resulta la técnica más eficaz en el diagnóstico del cáncer de mama.

Otros tipos de tumores también se benefician de estos biomarcadores. En el cáncer de próstata la resonancia multiparamétrica ha conseguido ser también el método de imagen más eficaz gracias al uso de estos biomarcadores y permite guiar las biopsiasHasta hace poco la biopsia prostática a ciegas era el estándar de diagnóstico pero ahora ya disponemos de un método de imagen eficaz para evitar pasar por múltiples biopsias hasta diagnosticar un cáncer de próstata.

No dejo de pensar en esos pioneros de la radiología como mi abuelo y lo que pensaría ahora de los conocimientos tan profundos que somos capaces de obtener de una imagen.

0.00 - 0 Votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>