El cáncer de mama y  otros cánceres son enfermedades cada vez es con mejores tasas de supervivencia y curación gracias a las mejoras en el tratamiento y al diagnóstico precoz.

El estilo de vida también puede ayudar a prevenir y evitar el cáncer.

Los tratamientos que maneja la oncología son cada vez más eficaces e intentan ser lo más respetuosos posibles: la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia son los puntales.

Cirugía oncológica

La cirugía oncológica mamaria ha pasado de la mastectomía radical incluyendo la axila, a la predominancia de las cirugías conservadoras actuales casi imperceptibles, con un gran resultado estético y altos índices de curación. En caso de ser necesaria la mastectomía, las técnicas reconstructivas son cada vez mejores. Prótesis mamarias o reconstrucciones con tejido propio incluso con técnicas de microcirugía consiguen devolver la imagen corporal a nuestras pacientes y con eso cerrar su círculo de dolor y enfermedad.

Radioterapia

La radioterapia es una técnica básica para la curación del cáncer  que gracias a la mejora en la tecnología permite tratamientos altamente eficaces con altas tasas de curación y escasos efectos secundarios. Es el tratamiento más utilizado, junto a la cirugía, en los casos de cáncer de mama precoces.

Quimioterapia

La quimioterapia que se utiliza hoy ya no es aquel ogro al que todas las pacientes temen tanto. Los efectos secundarios están cada vez más controlados y han aparecido nuevas terapias con anticuerpos monoclonales y tratamientos inmunológicos. Estas nuevas terapias, con apenas efectos secundarios y gran eficacia, se utilizan cada vez más.

Disponemos también de nuevas herramientas diagnósticas que permiten evitar la quimioterapia en algunos casos en los que antes era indispensable.

Terapias complementarias

Otras terapias complementarias permiten hoy en día tratar a la persona  y no sólo a la enfermedad. Cada vez más son más los profesionales y técnicas implicadas. La psicoterapia es por fin una ayuda indiscutible y la fisioterapia, una gran aliada en la cirugía del cáncer de mama, tanto en la prevención como el tratamiento del linfedema. La nutrición es imprescindible para el tratamiento de las secuelas de la quimioterapia y cada vez es más conocido su efecto y relación con el cáncer. La estética oncológica es también importante porque la imagen personal afecta a la forma en que nos enfrentamos a la enfermedad. Otras técnicas como acupuntura, yoga, Mindfulness o Reiki están presentes cada día en más hospitales por su eficacia en la ayuda a los pacientes. Seguro que me olvido de algo y seguro que veremos más.

Diagnóstico precoz

Tenemos a nuestra disposición grandes avances en el campo del diagnóstico precoz: las mamografías, el cribado del cáncer de colon y el menos conocido estudio de detección precoz del cáncer de pulmón en fumadores con TC de baja dosis.

A pesar de que no son técnicas perfectas pueden darnos una oportunidad de vida y su generalización seguro que supone importantes avances en las técnicas y en el conocimiento del cáncer.

En la mamografía tenemos la nueva técnica de Tomosíntesis o mamografia 3D que promete mejorar sustancialmente los resultados de la mamografía como técnica de cribado. Los resultados se miden a largo plazo y la mejora de la técnica de mamografía ha sido constante. Esto hace que los datos a veces no sean tan claros ni favorables como se esperan. No podemos comparar ni la mamografía de hoy en día, básicamente digital, estudiada en pantallas de alta resolución y gran tamaño, con los estudios analógicos de hace unos años. Igualmente los profesionales dedicados a la mamografía hoy en día están super especializados y manejan la patología  de forma multidisciplinar en comités de tumores con cirujanos, clínicos, oncólogos y radioterapeutas.

Prevenir el cáncer

Los hábitos de vida son importantes en la prevención de cáncer. Evitar el tabaco, el alcohol, la obesidad y el sedentarismo son las recomendaciones generales. De todas formas hay algunos tipos de cáncer con gran relación con los hábitos de vida.

El cáncer de pulmón en un 90% de los casos se debe al tabaco. Es decir, que si no existiera el tabaco, seria un cáncer minoritario. El cáncer de pulmón es de los que peores resultados tenemos. Se detecta en 85% de los casos en fases avanzadas donde la tasa de supervivencia apenas supera el 15% a pesar de las mejoras en las terapias. Vale la pena evitarlo y sería deseable un esfuerzo es la detección precoz dado que tenemos una población con riesgo aumentado claramente definida, los fumadores. Existe otros tumores con fuerte relación al tabaco que se estiman hasta un 30-40% del cáncer.

El alcohol es otro hábito tóxico con elevada relación con el cáncer que podría evitarse.

La obesidad se relaciona con el cáncer de mama.

La exposición solar está directamente relacionada con el melanoma, el cáncer de piel. Es muy importante el uso de fotoprotectores solares y el control de la piel de las personas con antecedentes familiares o historia de exponsición al sol .

La prevención de algunas infecciones víricas puede reducir algunos tipos de tumores, como el virus de la hepatitis, el cáncer hepático , el virus del papiloma humano o el cáncer de cuello uterino. Evitar contagios y utilizar vacunas y técnicas de detección de la infección son importantes para mejorar los resultados.

En resumen, el panorama de la lucha contra el cáncer es cada vez positivo y está siendo abordado con mayor eficacia, pero la prevención muchas veces está en manos de todos nosotros.  Mejorando nuestros hábitos de vida seguro que evitaremos pérdidas de vidas y secuelas importantes. La lucha contra el cáncer se acerca cada vez más al control de la enfermedad.

 

0.00 - 0 Votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>