Al finalizar el año y mirar hacia atrás, veo que dejo un año repleto de emociones.

En estas mismas fechas  del año pasado compartía la salida del año con mi hija y sus amigas. Ellas propusieron un juego. Se trataba de escribir en un papel lo peor del 2013 y poner propósitos para el 2014.  Después lo quemamos juntas en la chimenea para esperar que se cumplan los propósitos y alejar lo no deseado de nuestras vidas. Ya no recuerdo muy bien lo pedido pero creo que me conformo con lo conseguido.

La salud (que es lo que  más cuenta) empezó dándome algunos sustos importantes con diagnósticos a gente de mi alrededor que nunca hubiera deseado tener que encontrar. Afortunadamente ellas se encuentran bien y han terminado su tratamiento. Desde aquí un gran abrazo para Pepa y para Patt.

Mis proyectos hace un año se han hecho realidad. Entre ellos  el nuevo centro para soporte a paciente oncológico,  Ànima Health Coaching, y este Blog para pacientes han cumplido expectativas y ya forman parte de mi vida. Ambos proyectos me permiten cumplir con mi vocación de servicio al paciente amplificando el trabajo que realizo a diario.

Lo peor del 2014 creo que prefiero ni recordarlo. Han sido varios los temas que me han preocupado pero pasar página y tener nuevos proyectos para el 2015 será la mejor manera de superarlo.

Desde aquí solo me queda  desearos que  en este nuevo año 2015 se cumplan vuestros sueños y prometeros seguir compartiendo mis experiencias y conocimientos en este blog.

0.00 - 0 Votos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.