Acabado el periodo vacacional vuelve la actividad a nuestra Unidad de Mama. Esta semana ya hemos tenido alguna petición de biopsia guiada por resonancia magnética.

La biopsia guiada por resonancia magnética es una exploración poco frecuente. Este tipo de punciones están indicadas exclusivamente cuando existe una imagen sospechosa en la resonancia magnética y ha quedado descartado su abordaje desde una ecografía o desde una imagen de mamografía.

Es importante agotar cualquier  posibilidad de biopsia más sencilla.

Imprescindible estudiar el caso antes

Antes de planificar una biopsia por resonancia magnética es importante tener todas las exploraciones previas estudiadas. Muchas veces al revisar el caso o practicar una nueva exploración  de ecografía podemos dar una oportunidad a métodos de biopsia más sencillos y menos agresivos.

Esta exploración requiere un equipamiento complejo  y personal entrenado en el intervencionismo guiado por imagen. Si se dispone de ambos,  la exploración no resulta compleja.

Alta tecnología

El equipo de resonancia magnética debe de disponer de una bobina -el accesorio específico para estudios de mama-, que permita la biopsia.Además necesitaremos un equipo de  punción biopsia con bomba de vacío y material de punción compatible con la sala de resonancia (agujas de titanio muy costosas).

En nuestro caso disponemos además de un software que se comunica con el aparato de resonancia y calcula automáticamente el lugar exacto de la punción.  Es decir tecnología compleja para que nos guíe de forma precisa a la lesión.

Personal bien entrenado

La exploración dura casi una hora y se realiza con anestesia local. Es incomoda por la posición en la mesa de resonancia, pero no es dolorosa.

Durante todo el proceso además del médico que realiza la toma de muestras hay personal de asistencia acompañando a la paciente. Es muy importante tener un equipo entrenado que actúe conjuntamente para asegurar el éxito. Para minimizar el dolor la paciente debe sentirse confortada teniendo siempre alguien pendiente de ella.

Después de la biopsia, el paciente debe permanecer un tiempo en observación antes de volver a casa. Las siguientes 24 horas debe evitar esfuerzo físico intenso con el brazo de la mama afectada.

La duración de la exploración y el control posterior nos permite establecer una buena relación con nuestras pacientes. Ellas son conscientes de lo excepcional que es esta prueba y lo importante que supone para su caso. Es un momento difícil cuando no se puede acceder a un diagnóstico y esta prueba soluciona el interrogante.

Para finalizar, podemos concluir que esta prueba es un último recurso de diagnóstico pero que con un buen equipo puede resultar sencilla a pesar de la complejidad de la tecnología que precisa. Aún así lo más importante es intentar evitarla agotando la posibilidad de biopsia mediante ecografía o mamografía.

 

0.00 - 0 Votos
  1. Hola Pilar,
    La radióloga ha decidido hacerme una biopsia guiada por resonancia. Creo que por eco encontraba los puntos a biopsiar muy pequeños. ¿Puede ser? ¿Con eco tuvieran dificultad de encontrarlos? muchas gracias

    • pilarmanchon

      Hola Isabel,
      Es así, generalmente una biopsia por resonancia se plantea cuando no hay manera de localizar una lesión sospechosa ni por una ecografía ni en una mamografía. Y eso suele querer decir que es algo muy pequeño, de lo contrario ya se localizaría con esas otras técnicas de imagen.
      No tengas miedo que es una técnica sencilla y no es dolorosa. Lo más pesado es que estamos dentro de una sala de resonancia.
      Buena suerte con tu biopsia!
      Saludos,
      Pilar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>